Juicio a los líderes del 'procés'

El mundo mira al Supremo

El presidente de la Generalitat, Quim Torra y su esposa Carola Miró (i) durante el acto de clausura del congreso constituyente de la Crida Nacional per la República. /Enric Fontcuberta (Efe)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra y su esposa Carola Miró (i) durante el acto de clausura del congreso constituyente de la Crida Nacional per la República. / Enric Fontcuberta (Efe)

El 'procés' catalán lleva ya tiempo fuera de foco, pero el juicio volverá a darle alas

SALVADOR ARROYO Corresponsal en BruselasMERCEDES GALLEGO Corresponsal en Nueva YorkRAFA MAÑUECO Corresponsal en MoscúPAULA ROSAS Corresponsal en ParísIÑIGO GURRUCHAGA Corresponsal en Londres

Lo llaman la «internacionalización del 'procés'» y siempre ha sido la clave de bóveda de los independentistas. Hablar de su libro, vender su relato. En los momentos álgidos del 1-O, el mundo hablaba y mucho de Cataluña. Sin embargo, hace ya muchos meses que el suflé se vino abajo. Ahora, volverá por sus fueros.

Nueva York

Para los medios, lo que va a juicio no es una docena de líderes independentistas, sino la democracia española. 'El juicio del siglo' aún no ha llegado a las grandes publicaciones estadounidenses, demasiado ocupadas con el de 'El Chapo' Guzmán, pero la maquinaria propagandística del independentismo catalán ya ha plantado los argumentos que encontrarán. Por ejemplo, Carles Puigdemont ha dado entrevistas desde Bruselas, donde ha advertido a 'Associated Press' de que»no se buscará justicia sino venganza».

Bruselas

Los principales medios belgas han resaltado estos días que el juicio es «histórico» para la democracia española. Rotativos como 'La Libre Belgique' o 'Le Soir' han dedicado un espacio destacado a la previa de este proceso, con referencias a que Mariano Rajoy estará entre los cientos de testigos, que el gran ausente será Carles Puigdemont, que permanece huido en Waterloo, y que «tendrá importantes repercusiones en la escena política española». Le Soir ha ofrecido incluso un perfil de Manuel Marchena, el presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que titula «El polémico juez de los separatistas catalanes».

París

Sin llegar a ser portada, el interés por el tema catalán ha resucitado en la prensa francesa. 'Le Figaro' ha entrevistado recientemente en la cárcel a Oriol Junqueras y 'Le Monde' ha hecho lo propio con el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. De momento, nada que ver con el seguimiento que se hizo en el momento álgido de la crisis, cuando el embajador español, Fernando Carderera, concedió 36 entrevistas. El contacto de la embajada con los medios franceses ha sido permanente desde entonces, y se ha redoblado con la proximidad del juicio. La semana pasada, la ministra de Política Territorial Meritxell Batet se reunió con periodistas franceses y este domingo, France 24 entrevistará al titular de Exteriores, Josep Borrell.

Londres

El diario más influyente entre las élites europeas, el 'Financial Times«, dedicó un amplio espacio al juicio el 1 de febrero con una entrevista a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, y una crónica titulada «El juicio televisado a los secesionistas catalanes puede encender de nuevo las pasiones». Por otra parte, hace diez días, el diputado del Partido Nacional Escocés (SNP) Ronnie Cowan pidió al viceministro del Foreign Office, sir Alan Duncan, que condenase «el ultraje» que a su juicio supone la prisión de Forcadell. El ministro reiteró la posición del Gobierno: «Apoyamos totalmente la aplicación correcta de la ley en España y no debemos interferir».

Moscú

A principios de mes, los medios de comunicación rusos se hicieron eco de la fecha del comienzo del juicio y, sin duda alguna, ofrecerán una amplia cobertura ya que la cuestión catalana interesa mucho en Rusia, sobre todo en los círculos políticos. Aunque Rusia aplastó a sangre y fuego la tentativa separatista de Chechenia, después, tras la crisis abierta con Georgia y más tarde con Ucrania, adoptó una postura más comprensiva en relación con el «derecho a la autodeterminación de los pueblos». El Kremlin reconoció Abjasia y Georgia como países independientes, se anexionó Crimea e impulso una ingente ayuda a los secesionistas de Donetsk y Lugansk.

Más información

 

Fotos

Vídeos