Las estafas también son para el verano

Las estafas también son para el verano

Repuntan los fraudes tecnológicos, que conviven con los falsos revisores del gas y la luz, el timo de la estampita y el del abrazo cariñoso | La Guardia Civil detecta alquileres de viviendas vacacionales ficticias en el Oriente asturiano

A. VILLACORTAGIJÓN.

El incauto turista alquila una vivienda para pasar sus vacaciones, abonando la señal solicitada o incluso el importe completo. Pero, al llegar al lugar donde se encuentra, lo que descubre es que no existe o que no está en alquiler. Y ahí lo ven: compuesto, sin dinero y sin casa. Adiós soñadas vacaciones.

La mecánica empleada por los estafadores es sencilla: utilizando plataformas de alquiler online, muestran fotos de la vivienda que en ocasiones confeccionan mezclando interiores y exteriores de casas distintas. Una práctica que la Guardia Civil ha detectado en la zona oriental de Asturias, «siendo varias las personas que, al llegar, se encontraron con la desagradable sorpresa del engaño».

Así que la recomendación de la Comandancia de Gijón -donde alertan de un repunte de las estafas tecnológicas, que conviven con las de toda la vida como las variables del timo de la estampita- es que «se utilicen plataformas seguras», además de «desconfiar siempre de los chollos».

Ese es uno de los fraudes detectados por la Guardia Civil en Asturias este verano, una época también propicia a los engaños en hostelería.

Fue lo que ocurrió el pasado mes de junio, cuando una persona denunció en el puesto de la Benemérita de Cangas de Onís varios cargos de más realizados por un establecimiento de la localidad y las investigaciones determinaron que la tarjeta del cliente había sido duplicada. Unos hechos por los que se investigó a una vecina de Arriondas (trabajadora del establecimiento) como supuesta autora.

Pero si antes eran los turistas las presas preferidas por los timadores, ahora «sus víctimas favoritas suelen ser las personas mayores y, en segundo lugar, los desempleados o aquellos que tienen más necesidades económicas», cuentan desde la Comandancia de Oviedo, donde añaden que, para más inri, «muchos sienten vergüenza por haber sido engañados y no solo no denuncian, sino que no le cuentan a nadie lo sucedido, quedando la conducta del timador impune».

Los agentes que velan por la seguridad en la mitad occidental de la región han detectado desde a un falso técnico de una compañías de gas que intentó estafar a una nonagenaria de la localidad de Soto de Abajo (Trubia) «pretendiendo cambiarle una goma que no estaba caducada» hasta a supuestos operarios de una empresa eléctrica que accedieron al interior del domicilio de otra vecina de Tapia de Casariego de edad avanzada y, aprovechando un descuido, le sustrajeron joyas y dos sobres con dinero, con el resultado de tres detenidos.

La casuística es de lo más variada, pero en muchos episodios «una o dos personas se presentan en los domicilios e intentan que sus moradores les proporcionen cualquier cantidad monetaria» con cualquier pretexto.

El cura y el cementerio

Entre los más comunes, «hacerse pasar por un cura pidiendo aportaciones para el cementerio o por el propietario de una vivienda incendiada que solicita limosna para repararla». Un 'modus operandi' que, en lo que va de año, ha dejado más de una decena de afectados en cuatro localidades del Occidente asturiano.

En esta modalidad, también hay quien ofrece gangas como «unas sábanas que, al parecer, eran muy buenas para la piel», como le ocurrió a un vecino de Ujo de 85 años el pasado mes de abril, cuando pagó 500 euros por ellas y recibió, a cambio, los paños milagrosos y tres pares de calcetines de regalo.

Más reciente fue la estafa piramidal que concluyó con la detención de S. G. A., de 35 años, una mujer al frente de una academia en Oviedo, y de su pareja, M. M. P. L., un hombre de 25 años, a los que se sumaron otras dos personas más investigadas por ofrecer falsas becas con una rentabilidad asegurada que nunca fue tal. Una trampa para más de una veintena de personas en la que cantidad estafada superó los 100.000 euros.

Cachorros de bulldog y bodas

Con colecciones de libros, violines, bicicletas y hasta cachorros de bulldog francés que nunca llegaron a su destino, que jamás fueron abonados o que sirvieron para sustraer los datos bancarios de sus compradores han intentado los estafadores asturianos hacer su agosto. Y, en casi todos los casos, jugaron con la buena fe del timado e incluso con sus sentimientos, como en la técnica conocida en la Comandancia de Oviedo como «el abrazo cariñoso».

«Una o dos personas jóvenes, generalmente mujeres y de estatura media-baja, vestidas con ropa oscura, se acercan a una persona de edad avanzada, bien en la entrada de su domicilio o bien en mitad de la calle, con la excusa de pedir ropa, comida o dinero. Pero, aprovechando el acercamiento, una de ellas abraza a su víctima, «instante en el que hurtan cualquier pieza de joyería a la vista». Como el reloj que le birlaron a un vecino de San Esteban de Pravia en junio.

Para evitar todas estas engañifas y dentro del denominado 'Plan Mayor Seguridad', la Guardia Civil imparte charlas a los mayores asturianos, aunque algunas veces los protagonistas induscutibles de la historia son jóvenes dispuestos a celebrar su amor. Como esos enamorados (ella de San Martín del Rey Aurelio y él de Noreña, 27 años) que pretendían organizar su boda en un conocido establecimiento hostelero del centro de Asturias por todo lo alto... y por la cara.