La red que sostiene al mundo rural

Descubrimiento de la placa en memoria de Ana Gallinar, fallecida el pasado noviembre, en la sede de la Asociación de Mayores de Ponga, en San Juan de Beleño. / E. C.
Descubrimiento de la placa en memoria de Ana Gallinar, fallecida el pasado noviembre, en la sede de la Asociación de Mayores de Ponga, en San Juan de Beleño. / E. C.

Las asociaciones del Oriente premian los mejores proyectos sociales del año | Emburria, Ictus de Piloña, los mayores ponguetos y PiloñaLAB recibirán impulso económico para llevar a cabo sus iniciativas

L. RAMOS BELEÑO.

La vida en el campo no siempre es tan idílica como a veces se pinta. Es cierto que no hay contaminación ni tráfico, pero a veces la soledad y el aislamiento pueden hacer incluso más daño. Por ello la labor que las cuarenta y siete entidades que conforman la Red de Asociaciones del Oriente llevan a cabo es fundamental para mantener vivo al mundo rural. Proyectos como los premiados durante el encuentro anual 'Creando redes de solidaridad' que ayer recaló en San Juan de Beleño (Ponga) y que pretenden ayudar a las personas con discapacidad o enfermedades, romper la brecha digital u ofrecer una vejez digna a los mayores, son solo una pequeña muestra del buen hacer de tantos y tantos voluntarios.

A esta decimo cuarta edición del encuentro fueron siete los proyectos presentados. Tres de ellos se hicieron con los primeros y, por tanto, con 1.200 euros cada uno para llegar a buen puerto. Fue el caso del taller de empoderamiento para familias con niños con trastorno del espectro autista de la asociación canguesa Emburria, el servicio de apoyo psicológico a personas que hayan sufrido ictus y sus familiares de la Asociación Ictus de Piloña y los talleres de inclusión y participación social de las personas mayores del medio rural a través del arte de la Asociación de Mayores de Ponga.

Hubo, además, un cuarto proyecto premiado con 860 euros, el de PiloñaLAB, una joven entidad que bajo el título de 'Primeros auxilios informáticos' pretende poner en marcha un taller destinado a ayudar a las personas mayores del medio rural en cuestiones como uso del móvil, tablet y enviar correos electrónicos.

Otros seiscientos euros se repartirán entre los tres proyectos restantes: un taller de 'patchwork' de la Asociación de Mujeres Cima de Parres, dotar de equipamiento la sede social de los mayores de Colunga y un taller de pintura de los mayores de Amieva.

Homenaje a Ana Gallinar

Durante el encuentro de ayer los ganadores del año pasado dieron cuenta del uso que hicieron de las aportaciones recibidas y valoraron el impulso que los premios supusieron para cumplir sus objetivos.

Finalmente, los presentes recordaron a cuatro personas «muy importantes» para la red fallecidas en el último año: el presidente de la Asociación Cultural Vigueras de San Esteban de Cuñana (Peñamellera Baja), Manolo Corces; el presidente de la Asociación Pica de Peñamellera Baja, Alberto Alonso; el presidente del Hogar Bellavista de Cangas de Onís, Victor Manuel Fernández, y la presidenta de la Asociación de Mayores de Ponga, Ana Gallinar. A las puertas de la sede de esta última entidad se colocó una placa de homenaje.

 

Fotos

Vídeos