Peybernes: «Es un empate que nos sabe a derrota»

Geraldes conduce el balón en un lance del encuentro. / E. ALONSO
Geraldes conduce el balón en un lance del encuentro. / E. ALONSO

«Jugamos muy relajados, pudimos estar mejor tanto en la actitud como en la intensidad», afirma autocrítico el central | «Por momentos echamos de menos manejar un 'plan b' cuando teníamos controlado el balón», apunta Nacho Méndez

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Mathieu Peybernes fue el último futbolista del Sporting que abandonó el vestuario visitante del Nou Estadi. Su análisis de lo acontecido en el choque ante el Nástic fue el más crítico. Mientras la mayor parte de sus compañeros se apoyaron en intentar conseguir los tres puntos ante el Elche en El Molinón para «hacer bueno el punto en Tarragona», el francés no se cortó: «Es un empate que sabe a derrota».

Sus declaraciones poco se asemejaron al discurso del vestuario. Peybernes desgranó que «jugamos muy relajados. Sé que no vamos a ganar todos los partidos, pero pudimos estar mejor tanto en la actitud como en la intensidad». Estaba molesto por el resultado y la imagen del equipo. «Nos equivocamos durante el partidos. Teníamos que haber marcado en los primeros minutos y se hubiera acabado todo», apuntó antes de subirse al autocar rojiblanco.

También mostró su descontento Nacho Méndez. El centrocampista tuvo un «día complicado». Principalmente porque tanto él como Cofie apenas pudieron hacerse con el balón. «No estuvimos todo lo bien que necesitábamos para ganar», aseguró en los micrófonos de la Cadena Cope.

El luanquín hizo autocrítica, no solo por el juego del equipo, sino también por su trabajo en la medular. «El juego no pasó por el centro del campo y no supimos gestionar el balón. Los principales culpables son los mediocentros», analizó sobre la falta de contundencia ofensiva del Sporting en Tarragona.

Además, Méndez destacó que «los rivales ya empiezan a conocernos, se pudo ver en los tres centrales del Nástic, que estuvieron muy pendientes tanto de Djurdjevic como de Álex Alegría».

Ninguno de los dos delanteros ofreció su punto de vista sobre lo vivido ante un equipo que lucha por no perder la categoría. Sí lo hizo Álvaro Traver, que aprovecho para «agradecer al entrenador la confianza que ha depositado en mí». Pese a que lo intentó por la banda derecha, el valenciano reconoció que «nos ha costado crear fútbol más que en otras ocasiones». A diferencia de Peybernes, el atacante dio por bueno el empate porque «es un punto fuera de casa y aquí perdieron buenos equipo».

Por otro lado, Roberto Canella fue una de las novedades del once inicial. El lateral afirmó que «me encontré bien, aunque me costó aguantar el ritmo en los últimos minutos por la inactividad de estas últimas semanas».

El pensamiento del lavianés se fue al próximo partido: «Tenemos que hacer bueno el punto el domingo ante el Elche y hay que rescatar que seguimos sin perder». Un discurso muy repetido por los jugadores. Antes de abandonar el estadio, el capitán admitió que «después de la dinámica que llevamos el empate no nos sabe a gran cosa».