Microchips para evitar roturas de ligamentos

El alumno presentó este chip como proyecto de fin de 2º de Bachillerato./
El alumno presentó este chip como proyecto de fin de 2º de Bachillerato.

Un joven vasco de 19 años acumula premios nacionales e internacionales al presentar un pequeño dispositivo que alerta de la rotura del ligamento cruzado de la rodilla

JOSÉ A. GONZÁLEZmadrid

La rotura del ligamento cruzado de la rodilla es una de las lesiones más temidas por los deportistas de élite y por cualquier persona a la que le guste practicar deporte. Una lesión que en la mayoría de casos necesita de una intervención quirúrgica y sobre todo muchos meses de reposo.

Este hecho ha provocado que se destinen muchos esfuerzos médicos y también tecnológicos a mejorar la calidad de vida de los pacientes, que ya han sufrido este tipo de roturas y que en muchos casos son propensos a recaer en ellas.

Sin embargo, poca gente se ha fijado en cómo prevenir este tipo de lesión. Algo similar pensó Beñat Insunza, un joven vasco de 19 años, que junto con un compañero presentaron un chip que previene este tipo de lesión como proyecto de fin de 2º de Bachillerato.

"En aquel año se produjeron muchas lesiones de cruzado en futbolistas y además nuestra profesora de deporte era la fisioterapeuta del Athletic féminas", señala Insunza. Aunque asegura que la idea ya apareció cuando aún estudiaba 3º de la ESO.

El proyecto nacido en las aulas de la Lauro Ikastola de Loiu (Vizcaya) consiste en un microchip y un sensor que se introducen en el ligamento y en el vasto interno del cuádriceps. Ambos dispositivos están preparados para medir el grado de torsión entre la tibia y el fémur que reaccionará enviando una pequeña descarga al cuádriceps cuando el grado de torsión supere los 35 grados. "La descarga provocará que el usuario caiga al suelo con dolor y se evitará la rotura del ligamento", añade Insunza.

A pesar de obtener gran cantidad de reconocimientos tanto nacionales como internacionales, el joven vasco reconoce haber encontrado gran cantidad de problemas éticos. "La gente aún no está preparada para que se le inserte en el cuerpo un chip". La colocación del chip de hardware libre construido por el propio Insunza no necesita de cirugía y es "tan solo necesaria una jeringuilla" para introducirlo.

El proyecto está pensado principalmente para aquellas personas, deportistas o no, que han sufrido este tipo de lesiones y quieren evitar recaer en el futuro. "No pensamos ponérselo a todo el mundo, no sería ógico", explica.

Hasta la fecha el prototipo aún no está listo, ya que se encuentra en la fase de dar a conocer el proyecto entre inversores para buscar financiación y poder desarrollar la idea.