Aller se enfrenta a una sanción por los vertidos al río San Isidro

Imagen del vertido ofrecida por la Coordinadora Ecologista. /  E. C.
Imagen del vertido ofrecida por la Coordinadora Ecologista. / E. C.

«Falta la obra del colector de la Confederación Hidrográfica, la entidad que ahora nos quiere multar», se queja el alcalde, David Moreno

A. FUENTE FELECHOSA.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) informó ayer de que ha abierto un expediente sancionador al Ayuntamiento de Aller. Esto significa que comienza un proceso de investigación sobre la situación de los vertidos de aguas residuales al cauce del río San Isidro, en Felechosa. Desde la entidad se señala que esta decisión no conlleva, de forma automática, a una multa, pero sí que el Consistorio tiene que dar las oportunas explicaciones para dar cuenta de esta situación. Desde la Coordinadora Ecologista señalan que «se llevan produciendo cinco años sin tratamiento alguno de las aguas residuales de la residencia del Montepío -en la citada población allerana- que acaba en el colector municipal».

El colectivo ecologista recuerda que el río San Isidro tiene la máxima protección legal, como Lugar de Interés Comunitario (LIC) Río Negro-Aller, y que en época estival presenta serios problemas de caudales mínimos, en parte por el aprovisionamiento o toma de aguas para el abastecimiento de Mieres y Moreda, que se realiza en la localidad de Entrepeñes. «Este voluminoso vertido podría generar un grave problema de salud pública», apuntaron los ecologistas. Desde el Montepío evitaron ayer posicionarse sobre este asunto tras afirmar que esta cuestión es responsabilidad municipal.

Anterior a la residencia

«Estos hechos ya los venimos denunciado ante el Principado y ante la Confederación antes de la apertura de la residencia en 2012, por no disponer de una instalación de depuración y saneamiento por lo que contraviene el deber de limpiar -antes de verter- que tienen todas los establecimientos industriales y las actividades hosteleras como ésta. La entidad ecologista afirma que hay un Plan Parcial aprobado por el Ayuntamiento «pero no se ha cumplido porque no hay depuradora para estas aguas, a pesar del compromiso del Consistorio», según el portavoz ecologista, Fructuoso Pontigo.

Por su parte, el alcalde de Aller, David Moreno, señaló que no es preciso esa depuradora, tal y como se apunta en la documentación técnica regional para la apertura, «solo conectarse a la red municipal». Otra cosa, añadió, es que hace falta un colector desde 2015, una obra pendiente de la propia Confederación. «Multan a la entidad que tendría que haber hecho esta inversión», explicó Moreno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos