Mina Julita vuelve a sacar carbón

Uno de los mineros de Mina Julita sacando un vagón de carbón en la mañana de ayer. / TPA
Uno de los mineros de Mina Julita sacando un vagón de carbón en la mañana de ayer. / TPA

Tras nueve años de trámites, el pozo recupera la actividad con ocho trabajadores. Esperan comercializar la producción en octubre

MARTA VARELA LENA.

No por esperada fue menos satisfactoria. En la mañana de ayer salían de Mina Julita los primeros vagones cargados de carbón, después de los últimos trámites que se llevaron a cabo el pasado mes de febrero. La explotación cerró en 1980, pero todos confiaban en poder reabrirla porque en la cara norte del monte Mofusu quedaba mucho carbón. Y «un buen carbón», según explicaban ayer desde la empresa Coto Minero Lena, ya que se trata de mineral tipo hulla coquizable, de gran calidad. De ahí las buenas expectativas que tienen tanto los trabajadores como el promotor del pozo.

El ingeniero responsable de la explotación lenense Aitor González de la Riba confirmaba que «nuestros potenciales clientes son metalúrgicas y siderúrgicas porque es un excelente carbón para coquerías y acerías». Las previsiones apuntan a que si los trabajos continúan a buen ritmo, en octubre se espera disponer de cantidad suficiente para empezar a comercializarlo. «Cuando haya producción suficiente», dijo.

Los ocho mineros que en la actualidad conforman la plantilla de Mina Julita se sienten satisfechos, aunque explican que detrás de este primer carbón «hay mucho trabajo». Pero si alguien estaba satisfecho era el empresario José Antonio Iglesias que aseguraba haber superado todos los obstáculos a base de ilusión, algo que le ha permitido sacar adelante este proyecto, en el alto de La Cobertoria.

Iglesias puntualizó que «la mina nos da mucha ilusión y espero que dinero, mis expectativas están en conseguir una producción anual cercana a las 50.000 toneladas. Espero tener buenas ventas para ir aumentando la plantilla». Y es que esta explotación lenense podría dar empleo a medio centenar de mineros, cuando esté a pleno rendimiento. Todo dependerá de la venta del carbón extraído.

La mina se abre en un momento de crisis generalizada del sector. Pero hay una diferencia fundamental: el carbón que se va a extraer es coquizable y en el mercado tiene un precio muy superior al que se puede definir como normal. Y es que mientras que una tonelada del carbón que extrae Hunosa puede tener un precio en el mercado de unos 50 dólares estadounidenses (unos 45 euros al cambio actual), la de Julita puede llegar a los 110 dólares, más del doble.

Largos trámites

Tras nueve años de una larga tramitación administrativa, el Pleno del Ayuntamiento de Lena aprobaba en diciembre de 2016 de forma definitiva, el plan especial y el estudio de implantación para la actividad correspondiente al proyecto de reanudación de labores mineras de interior en la concesión del pozo Julita. El pasado mes de febrero comenzaron los trabajos y desde el pasado mes de abril se trabajaba también en el interior la mina, con el objetivo puesto en la extracción de carbón.

Los trámites que ha tenido que superar la empresa para emprender su actividad han sido numerosos y, algunos de ellos, muy curiosos. El último ha sido adecuar el uso de la superficie a la actividad minera, que no lo tenía a pesar de haber ejercido, hasta los años noventa, como explotación de carbón coquizable en este entorno, cerca del parque natural de Las Ubiñas, lo que generó el rechazo de los ecologistas.

El expediente de impacto medioambiental se tramitó durante más de un año hasta que recibió el visto bueno para iniciar su actividad. Con él, la empresa tuvo que presentar ante el Principado un informe biológico sobre la posible presencia del urogallo en el macizo en el que se abrió la mina, en el alto de La Cobertoria. Sobre la presencia de esta especie, el informe entregado entonces determinaba que no hay constancia alguna de esta ave en peligro de extinción.

Fotos

Vídeos