El Comercio

El Molín del Puerto, en riesgo de derrumbe

Aspecto del inmueble cuatro años después de la tragedia.
Aspecto del inmueble cuatro años después de la tragedia. / E. C.
  • Los propietarios advierten del peligro que corre el edificio por el deterioro de su estructura. Cuatro años después de las riadas, su reforma sigue pendiente

La reconstrucción del edificio del Molín del Puerto se encuentra paralizada. Cuatro años después del desastre causado por un temporal que asoló una parte del inmueble destinada a vivienda y bar, nada se ha podido hacer en cuanto a su reforma. Y, con el paso del tiempo, al no haberse acometido las obras de reparación, el edificio presenta ya signos de inestabilidad en su estructura con un alto riesgo de derrumbe. Así lo afirman sus propietarios, quienes aseguran que de retrasarse por más tiempo la obra «habrá que lamentar otros daños que no serán materiales únicamente». Y es que en los últimos meses se vienen resquebrajando las paredes interiores y, más recientemente, fue una de las vigas de madera que soportan la cubierta la que cedió, hundiéndose parcialmente. A la vista de la más que preocupante situación, los dueños trasladaron al Principado la necesidad de llevar a cabo el proyecto de reconstrucción que asegure la estabilidad del inmueble.

Pero cuando se reunieron con los técnicos de la Consejería de Fomento, se encontraron con la negativa de poder ejecutar las obras alegando cuestiones legales. Ante esta respuesta de la Administración regional, los dueños expresaron su desolación a la vez que instaron a los responsables a que asuman con urgencia una solución. Según relataron, la cuestión de fondo se centra en la falta de autorización para acometer un acceso exterior a la vivienda, previsto en el proyecto.

Y mientras que la Demarcación de Costas de Asturias autorizó la obra desde un principio, la Dirección General de Infraestructuras pone objeciones por tratarse de una zona sometida al Plan de Ordenación del Litoral de Asturias (POLA).

Esta traba viene es la clave por la cual el proyecto de reconstrucción sigue paralizado pese a las muchas respuestas solidarias ofrecidas por los numerosos políticos que se personaron en la zona tras la trágica riada de 2010. Si bien es cierto que el entonces delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín, «se portó con nosotros de manera ejemplar poniendo a nuestra disposición todos los medios que tuvo a su alcance», esta, critican, no fue la postura de la Administración regional «que solo se dedicó a poner objeciones».

«Seguridad»

La cuestión ahora es que la Consejería de Fomento señala que es preciso disponer de la autorización de la Demarcación de Costas y pide que sea este organismo el que valide el proyecto inicial. Un trámite que viene causando interminables gestiones «mientras se pasan la pelota una a otra, a la vez que se suceden las inspecciones por parte de técnicos sobre el estado de las viviendas».

Pero, recuerdan los afectados «en estos momentos no se trata de reconstruir las dos casas y un bar como era inicialmente, sino que estamos hablando de la seguridad de un edificio cuyos cimientos se remontan a más de 300 años cuando era un molino. Gracias a la solidez de sus muros podemos disfrutar de esta propiedad» aseguran.

El restaurante y una de las viviendas del inmueble quedaron totalmente arrasados por las riadas que tuvieron lugar en 2010. Hasta el Molín del Puerto, hasta donde se desplazaron importante autoridades estatales, regionales y locales. Por la importante popularidad de este local de hostelería, fueron innumerables las muestras de apoyo que recibieron sus propietarios, Mari Cruz Vega y Rogelio Cortina.