El Comercio

Carreño pedirá instrucciones a la CUOTA para cumplir el fallo de los tribunales

Los trabajadores de Fahime ayer pidieron el apoyo de la Corporación de Carreño a sus demandas.
Los trabajadores de Fahime ayer pidieron el apoyo de la Corporación de Carreño a sus demandas. / P. G.-P.
  • La Corporación quiere aclaraciones sobre la cuenca del Espasa tras la anulación del Plan General por no haber llevado el texto refundido a Pleno

El Ayuntamiento de Carreño pedirá a la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) instrucciones para cumplir la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). En ese fallo judicial se declaró que la aprobación del texto refundido del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) no se ajustaba a la legalidad por no disponer de la preceptiva aprobación plenaria. El recurso fue presentado por la Asociación de Vecinos Río Espasa de Perlora. Ahora, el máximo órgano de Urbanismo de Asturias deberá remitir al Consistorio los trámites que se deberán seguir. Entre ellos, figuran cuestiones puntuales como es la relacionada con la cuenca del río Espasa catalogada urbanísticamente como de dotación general.

Esta consideración eximirá a los propietarios con terrenos afectados de pagar las actuaciones que se lleven a cabo en este espacio de la parroquia de Perlora. Los cambios urbanísticos incluirán las bolsas de suelo que quedaron fueron de ordenación en el vigente planeamiento urbanístico como son la situadas en las pedanías de Carrió y Perlora. En este sentido, el portavoz del PP, José Ramón Fernández, solicitó una descripción gráfica de las zonas afectadas «que sirva para aclarar y concretar el suelo para su posterior inclusión en el PGOU».

Durante el debate, en el que, previamente, los trabajadores de la empresa Fahime leyeron un manifiesto solicitando el apoyo de la Corporación a sus demandas de despido, hubo unanimidad por parte de todos los grupos políticos.

Además, ayer se conocía que Tribunal Superior de Justicia de Asturias aceptó las medidas cautelares solicitadas para evitar la venta de la maquinaria de la compañía y que, junto con la capacitación de su plantilla, representa uno de sus grandes activos si logra recuperar la normalidad.

Y, volviendo al debate, el portavoz conservador, insistió en la necesidad de acometer una revisión del PGOU en las zonas excluidas «dada la importancia de las mismas». Un matiz que también fue subrayado desde las filas de Somos Carreño y de Izquierda Unida. Por su parte, la alcaldesa, la socialista Amelia Fernández, se mostró abierta a solventar estos problemas pendientes «con el objetivo de que el texto refundido quede aprobado definitivamente».

Rechazo a la perrera

El Pleno acordó, con el apoyo del PSOE y PP, rechazar el recurso de reposición presentado por la promotora del proyecto de construcción de una clínica veterinaria y una guardería canina en Tamón. Esta decisión contó con rechazo de IU y la abstención de Somos.

Los primeros alegaron que esta medidas «solo darán pie a que la Fundación Protectora de Animales de Asturias someta el proyecto a los tribunales volviendo a judicializar la gestión municipal». El portavoz de Somos, Carlos López, justificó su abstención en base a que el cambio de criterio del gobierno socialista «se debe exclusivamente a una cuestión política». Mientras, defendió la necesidad de que exista un servicio de este tipo contando con las opiniones de los vecinos y que se ajuste a la legalidad.