El Comercio

El alcalde, Jorge Suárez.
El alcalde, Jorge Suárez. / P. G.-P.

El PP de Carreño coincide con Gozón en el ajuste económico de la Mancomunidad

  • Defiende la postura del alcalde gozoniego del PSOE Jorge Suárez de no compartir la plaza del responsable de la Oficina de Política Lingüística

El Partido Popular de Carreño ha manifestado su respaldo a la postura del alcalde socialista de Gozón, Jorge Suárez, en calidad de presidente de la Manconunidad del Cabo Peñas que cree necesario un plan de ajuste económico de este órgano local supramunicipal. El programa lo han comparado desde el Ayuntamiento de Gozón con el aplicado actualmenrte a los ayuntamientos, «pero para acometer los cambios debemos contar con Carreño como es lógico», señaló Jorge Suárez.

El debate se centra ahora en la plaza vacante del responsable de la Oficina de Política Lingüística, sin cubrir desde hace dos meses. El regidor gozoniego comparó la situación con la supresión del servicio de secretaría de la Mancomunidad «que supuso un importante ahorro», hasta que no se aprueben las cuentas generales. Es su postura ante el interés del gobierno local carreñense en mantener el servicio.

No obstante, Jorge Suárez cree que la mejor alternativa en estos momentos es 'desmancomunar' este servicio. Para justificarla, el regidor gozoniego se ampara en la delicada situación económica. Y es que, dice, «desde 2010 estamos en prórroga presupuestaria por las posturas de los anteriores gobiernos locales del PP de no pagar nada a la Mancomunidad, generando así un profundo desfase económico. Ahora debemos remediar esta situación con un plan que regule el desequilibrio entre las dos administraciones locales». Eso si, Suárez, quiere mantener la actual plantilla intregrada por catorce empleados.

Al otro lado, el Partido Popular de Carreño también defiende que no se cubra la plaza y quede vacante. Según el portavoz popular carreñense, José Ramón Fernández, «en este concejo también existen otras prioridades en materia de personal. Desde el gobierno local justifican que no hay dinero para más contrataciones de servicios básicos y, por tanto, ese mismo criterio debería aplicarse en este caso específico de la Oficina de Política Lingüística».

También recordó que la subvención del Principado no cubre el coste de los gastos que implica la contratación de la persona encargada de la normalización lingüística de la Mancomunidad, por lo que el coste adicional debe ser asumido por los ayuntamientos. «En el PP sostenemos que las prioridades en gastos de personal deben centrarse en otros servicios públicos».

Por todo ello, el portavoz conservador concluye que «el Principado debe asumir que es la Administración competente en materia de normalización lingüística». De este modo, -añadió-, «entendemos al alcalde de Gozón en la parte que le toca, pero si consideramos que la Mancomunidad no debe gastar dinero en asuntos lingüísticos relacionados con el asturiano, menos conveniente aún es que Carreño asuma la carga de costear el servicio en solitario».

En la actualidad la deuda acumulada por el Ayuntamiento de Gozón con la Mancomunidad asciende a 238.000 euros. Para reducir progresivamente este déficit, abona mensualmente 35.000 euros.