El Comercio
El presidente de Río Espasa de Perlora, José Félix Caballero.
El presidente de Río Espasa de Perlora, José Félix Caballero. / P. G.-P.

«He luchado por evitar el éxodo juvenil ante la falta de vivienda»

  • «Creo que he cumplido tras doce años. Espero que alguien tome el relevo por la importancia de estar unidos en la defensa de nuestros intereses»

  • José Félix Caballero Presidente de la Asociación Río Espasa de Perlora

Doce años lleva José Félix Caballero al frente de la Asociación Río Espasa de Perlora y 59 como vecino de la parroquia, por lo que, aunque es natural de Moreda de Aller, los residentes lo consideran un perlorín más. Casado y con cuatro hijos, este perito industrial que ha dedicado su trayectoria profesional a la enseñanza cree que ha llegado el momento de dejar el cargo y que uno de sus conciudadanos tome el relevo ante las próximas elecciones del colectivo.

¿Es firme esta decisión?

Al menos, es mi voluntad. A mis 73 años, creo que he cumplido con mis vecinos. No es positivo que una persona asuma un cargo durante tanto tiempo. Estoy convencido de que las entidades precisan de una renovación que aporte energía e ilusión a la comunidad.

¿Qué balance hace ahora de su gestión al frente de Río Espasa?

Han sido muchos años en los que las directivas que presidí volcamos nuestros esfuerzos en organizar actividades y asumir las demandas que planteaban nuestros vecinos. Pero, por encima de todo, nuestra lucha fue y sigue siendo evitar el éxodo de nuestros jóvenes por la imposibilidad de tener una vivienda en su parroquia.

Su gestión, efectivamente, está marcada por sus constantes reivindicaciones en materia urbanística.

Sí. Como portavoz vecinal me corresponde recoger la preocupación existente en esta comunidad y, desde hace años, la principal es que no puedan emanciparse dentro de un entorno familiar al no poder construir nuevas viviendas.

Otro objetivo como presidente de la asociación sigue siendo el futuro de la residencia de Perlora.

Para Perlora, la residencia supuso un baluarte en todos los sentidos, tanto de crecimiento poblacional como económico. Precisamente, yo fui uno de los vecinos que se asentó aquí al amparo de la residencia en su mayor esplendor en los años sesenta.

¿Cree que algún día recuperará esta condición?

A la vista está que en estos momento el Principado no tiene ningún plan de futuro, pero sigo confiando en que se trata de un periodo complicado económicamente hablando. Perlora defiende la titularidad pública de este complejo, con un acceso libre y respetuoso con el entorno. Confiamos que recobre la actividad turística que es para lo que fue creada.

¿Qué mensaje trasladaría a sus vecinos con vistas a su relevo?

Pues que se animen a tomar las riendas de este proyecto al que me pondré a disposición siempre. Por mi edad y tras los doce años que estuve al frente, siempre podrán contar con mi experiencia, pero creo que ya llegó el momento de que sean otros los que asuman este compromiso.

¿Qué pasaría si finalmente la convocatoria de elecciones queda de nuevo desierta?

Habría que pensar entonces en constituir una junta provisional que se encargue de la asociación hasta que se cree otra nueva. Sería tan solo cuestión de tiempo, porque estoy convencido que más tarde o más temprano habrá vecinos que entiendan la importancia que tiene una asociación a la hora de defender sus intereses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate