«El uso de anticonceptivos y el consumo de tabaco son letales para las mujeres»

La cardióloga Amelia Carro, del Instituto Corvilud. / P. CITOULA
La cardióloga Amelia Carro, del Instituto Corvilud. / P. CITOULA

Amelia Carro, cardióloga: «Hay muchos libros de autoayuda que te dicen cómo curarte de cáncer. En cardiología pasa lo mismo. Eso es absurdo, Hay educar en salud»

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

La cardióloga Amelia Carro (Carreño, 1981) se ha empeñado en sacar la práctica médica de los hospitales. Especialista también en medicina deportiva, planifica una serie de actividades volcadas a fomentar la natación entre la población. Presidenta del Club Natación La Frontera, anuncia proyectos solidarios, a la vez que alerta sobre el incremento del riesgo cardiovascular entre las mujeres.

-Dará una charla el jueves.

-Sí, será en la Casa de Encuentros de Mujeres de Carreño, a las 19.30 horas. Abordaré la cardiopatía istémica en la mujer. Será una charla muy peculiar, pues aunque se plantea dentro del marco de la igualdad, hombres y mujeres somos fisiológicamente muy diferentes. Tengo que explicar, con palabras sencillas, cómo somos diferentes. Por ejemplo, que el hombre sufre cáncer de mama, aunque en menor medida.

-¿Cuáles son las diferencias reales entre hombres y mujeres en materia cardiovascular?

-Este asunto se debe observar en dos vertientes. La primera es la hormonal: la mujer esta parcialmente protegida del infarto por las hormonas durante toda su vida fértil. Bueno, hay que decir que hasta ahora estaba protegida, porque desde que se ha puesto a fumar como los hombres... Si la mujer hace una vida sana no padecerá este tipo de problemas. Pero el uso de los anticonceptivos y el tabaco son letales para ella. Los anticonceptivos la desprotegen por la formación de trombos. Si fuma, el riesgo aumenta exponencialmente.

-¿Esta alerta va dirigida especialmente a las jóvenes?

-En las mujeres jóvenes este aumento es claro y, además, hay muy poca concienciación. Actualmente, la primera causa de mortalidad son las enfermedades cardiovasculares. La mujer tiene diez veces más riesgo de morir de una enfermedad cardiovascular que de un cáncer de mama, pero nadie dedica una jornada a la cardiopatía isquémica o el infarto.

-¿Hacia dónde debe caminar la moderna cardiología?

-La cardiología y la salud debe sacarse de los hospitales. Soy cardióloga pero mi nombre artístico es Instituto Corvilud, porque mi principal necesidad ahora es educar en la salud. Existen muchos libros de autoayuda que te dicen como curarte del cáncer. En cardiología pasa lo mismo. Eso es absurdo. Hay que educar en salud: enseñar a las personas a comer, a dormir, a hacer ejercicio.

-¿Qué método es el apropiado?

-Recientemente hemos editado un libro dedicado a los parques que disponen de aparatos de ejercicios. Lo hemos hecho para que la gente de Carreño o Gijón sepa dónde se localizan, qué aparatos tienen, para qué sirven, cómo se usan correctamente. Es una guía que todavía no ha lanzado el Ayuntamiento de Carreño, pero son las actividades que me gustan hacer porque es donde puedes realmente reducir el impacto de la enfermedad cardiovascular. Una enfermedad que, además, no es sostenible. Tratar a pacientes con infarto es carísimo por los costes que le genera a esas personas en su vida, su salud y trabajo.

-¿Las claves para prevenir?

-Estoy intentando que los hipertensos coman sin sal o los diabéticos sin azúcar en los restaurantes. Si estos establecimientos elaboran menús sin gluten o vegetarianos ¿por qué no pueden hacer lo mismo con hipertensos o diabéticos? Es por esto por lo que ahora estoy luchando.

-En su vertiente como deportista ¿cuáles son sus proyectos más inmediatos?

-El primero y más inmediato ha sido la tercera edición de 'Brazadas Solidarias' en la piscina climatizada de Antromero. Es una actividad enfocada, fundamentalmente, a niños entre seis y catorce años, como promoción de la natación. Este año la jornada solidaria fue para recaudar fondos para Cruz Roja de Carreño. Participaron un centenar de menores y hicimos gymcanas, actividades acuáticas y sorteos. De esta manera se acerca a los pequeños una actividad que no es conocida porque no se imparte en los centros.

-¿Algo más en cartera?

-Un proyecto que, creo, será pionero en Asturias: 'Brazadas que suman'. Consiste en que cuando se utilice la piscina puedas aportar un euro cada cien metros nadados. Esto incitará a mucha gente a nadar los cien metros solidarios y esto lo harán solo por nadar esa distancia y poder así tener un contacto con la piscina. Se puede ser nadador solidario, con fotos que difundiremos en las redes sociales, o mecenas solidario. Esta figura consiste en aportar dinero en la piscina para que naden otros esa distancia. También habrá embajadores solidarios. Estamos intentando contactar con deportistas de elite para poder sumar solidarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos