El Comercio

Dos cápsulas químicas con una duración de 90 días

Las trampas entregadas a los productores contienen dos cápsulas con feromonas que consiguen atraer al macho, que queda atrapado en un recipiente de agua y jabón. Estas cápsulas tienen una duración de 45 días cada una, por lo que los agricultores tendrán a salvo el almacén de los tubérculos durante noventa días, quedando cubierto el ciclo de vida del microlepidóptero.