El Comercio

El PP pide a Triguero que se quite la «boina localista» ante la Ronda Norte

  • Constantino Álvarez pide consenso para desbloquear la infraestructura, paralizada desde hace dieciseis años

El concejal del PP de Avilés Constantino Álvarez ha pedido hoy a la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, de IU, «que se quite la boina localista» y deje de litigar contra el proyecto de construcción de la llamada Ronda Norte que dará nuevos accesos al puerto local.

Álvarez se refiere a la intención de la regidora castrillonense de recurrir una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias que argumenta la falta de documentación en su denuncia contra el trazado propuesto para la nueva infraestructura viaria, que entiende que altera el patrimonio municipal.

El PP avilesino hace ver que tras el rechazo del recurso de Castrillón, el proyecto vuelve a la casilla de salida dieciséis años después, con dos posibles caminos por delante, empezando por el que considera «de recorrido corto» que sería el de consensuar «una pequeña modificación» de la alternativa elegida, conocida como la de las canteras de Mota.

«El otro camino sería el más largo y tedioso, porque sería seguir judicializando el proyecto y, por lo tanto, retrasándolo como mínimo tres años más», ha advertido Constantino Álvarez. «Por eso le pedimos a la alcaldesa de Castrillón que se quite la boina localista y se ponga la comarcal porque los ciudadanos difícilmente van a entender nuevos retrasos en este proyecto», ha indicado el edil popular.

Además, el PP ha instado a la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, a que traslade con urgencia al Principado la necesidad de «limar diferencias con Castrillón y así evitar más recursos judiciales».

El PP ha hecho ver la importancia de este proyecto de infraestructura viaria que, por un lado, eliminará la arteria del puerto, despejando así el espacio que ocupa el Centro Oscar Niemeyer, y alejaría el transporte pesado y muchas veces peligroso de la ciudad, además de dar solución de comunicación rápida a las empresas asentadas en la margen izquierda de la ría.