El coro de la Ópera de Oviedo actúa hoy desde los balcones del palacio de Camposagrado

J. F. G.. AVILÉS.

El coro de la Ópera de Oviedo se asoma hoy jueves a los balcones del palacio de Camposagrado, un concierto atractivo y diferente que podrá ser cómodamente seguido desde las ochocientas sillas que se instalarán en la plaza homónima. La hora, las nueve y cuarto de la noche, y los pronósticos meteorológicos anuncian cielo despejado y temperatura agradable.

Dirigido por su titular, Elena Mitrevska, y acompañados al piano por Mario Álvarez, el repertorio incluye piezas como el ¡¡Hallelujah!' del 'Mesías', de Händel, el 'Nessun dorma' de la 'Turandot', de Puccini, el famoso 'Brindis Libiamo ne'lieti calici' de 'La traviata', de Verdi, o una de las piezas corales de ópera más aclamadas, el 'Va pensiero del Nabucco', también del referido compositor italiano.

Junto a ellos, otros quizá menos conocidos entre el gran público pero igualmente atractivos, casos de la 'Barcaola: Belle nuit ô nuit d'amour', de 'Los cuentos de Hoffmann', de Offenbach, el 'Dúo de las flores' de 'Lakmé', de Delibes, el 'Placido è il mar' del 'Idomeneo', de Mozart, las 'Danzas Polovtsianas de El príncipe Igor', de Borodin, o la canción popular rusa 'Pusso aj ti dushechka'.

Como aperitivo, el coro interpretará varios fragmentos corales de algunas óperas que componen el cartel de la próxima temporada, que comienzará en septiembre. Entre ellas figuran el 'Il trovatore' (Verdi), 'L'elisir d'amore' (Donizetti) o 'Andrea Chénier' (Giordano).

El coro que hoy se asomará a los balcones del palacio de Camposagrado, el mejor ejemplo de arquitectura barroca de Avilés, estará integrado por veintiocho voces, entre ellas las de los tenores Dimitri Garazha, Pedro José González y Víctor Manuel Fernández, las soprano Vanessa del Riego, María Peinado y María Fernández y las mezzosoprano Ana Belén León y Marina Acuña. El concierto se enmarca en el programa de l as fiestas de San Agustín.

Fotos

Vídeos