La Filarmónica Avilesina celebra su centenario con un cartel de lujo

Marino Soria, presidente de la Sociedad Filarmónica. / MARIETA
Marino Soria, presidente de la Sociedad Filarmónica. / MARIETA

La Sociedad mantiene su convenio con la Orquesta Sinfónica del Principado y programa diez conciertos para la nueva temporada

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La Sociedad Filarmónica Avilesina iniciará el próximo 26 de octubre una temporada muy especial: la del centenario de su fundación. El próximo 27 de enero cumplirán cien años del primer concierto organizado por un grupo de avilesinos unidos por su amor a la música. Una pasión que, en la actualidad, mantienen 317 asociados, quince de ellos en categoría juvenil, y la directiva presidida por Marino Soria.

«El número de socios se mantiene estable. Nos gustaría crecer, porque nuestro presupuesto se encuentra muy ajustado», señala Soria, que el pasado verano recogía uno de los galardones de LA VOZ DE AVILÉS. La cuota anual es de 160 euros y existen tres modalidades de pago: trimestral, bimestral y anual. El auditorio de la Casa Municipal de Cultura es el punto de reunión para cada uno de los conciertos, que empezarán a las ocho y cuarto de la tarde.

«Cualquier persona que quiera hacerse socio, puede solicitar antes del concierto los impresos», recuerda Soria. La entidad mantiene ante la nueva temporada el convenio con la Orquesta Sinfónica del Principado (OSPA) que asegura su presencia en la ciudad y la colaboración con el Ayuntamiento de Avilés, «imprescindible para afrontar el calendario», destaca Soria.

La temporada del centenario comenzará el 26 de octubre, jueves, y paradójicamente, la única incógnita en la actualidad es el concierto con el que se celebrará la efeméride el 27 de enero del próximo año. El presidente de la Sociedad Filarmónica avanza que habrá un reconocimiento para los socios más veteranos y también una cena de gala. La única duda por desvelar es el concierto, aunque la entidad tiene un objetivo. «Nos gustaría repetir el mismo programa del primer concierto de la Filarmónica. Estamos en contacto con músicos asturianos para ver si pueden prepararlo, pero por sus obligaciones no resulta sencillo», apunta Soria con la esperanza de que, finalmente, se consiga la anhelada velada.

Para todos los gustos

Con esa incógnita por desvelar, el calendario de los otros nueve conciertos de la Filarmónica mantiene su compromiso con la calidad y una paleta de colores para agradar a todas las sensibilidades.

La primera cita será el 26 de octubre con la Orquesta de Cámara de Ratisbona. Luis Michal dirige a catorce músicos con una programa con obras de Mendelssohn, Vivaldi y Boccherini. El propio Michal y Martha Carfi asumen el rol de solistas. Soria destaca una casualidad. La cita inaugural concluye con 'Il Carnevale di Venezia', de Niccolò Paganini, con el que se abre el primero de los conciertos de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias del día 30 de noviembre. Ese día la OSPA llegará a la ciudad con su director titular, Rossen Milanov, y Pablo Ferrández como violonchelo solista para el 'Concierto para violonchelo en mi menor, opus 85' de Elgar.

El tercero de los conciertos despedirá el año con un homenaje a la Generación del 27, con obras de autores que la integran, como Rodolfo Halffter, pero también que les influyeron, como Debussy. De ello se encargarán Iagoba Fanlo, jefe del departamento de chelo en el Conservatorio de Madrid, y el pianista Pablo Amorós, director del mismo centro. «Son dos músicos excepcionales», asevera el presidente.

El año comenzará con la oportunidad de conocer en enero al violinista Jaime Maceira, triunfador en el XIX concurso internacional Villa de Llanes, que, acompañado al piano por Elizaveta Yaroshinskaia, demostrará la calidad que atesora a sus diecisiete años, destaca Soria.

En febrero regresará la OSPA con un programa dedicado al siglo XX, incluyendo el estreno de una obra de Gabriel Ordás (Oviedo, 1999). «Se nota el excelente trabajo de los conservatorios asturianos con los músicos que están saliendo de ellos», asevera Soria.

Marzo traerá un concierto inusual: un piano a cuatro manos con dos profesores del Conservatorio de Santander (Rosa Goitia y Javier Laboreo) y un programa con músicos franceses y argentinos que hará las delicias. Abril será el momento del Ensemble Orbón, una formación integrada por profesores de conservatorios asturianos dentro del compromiso de la Filarmónica de apoyar a los intérpretes de la región. Además, el programa acogerá obras poco frecuentes en el repertorio como el 'Quinteto para piano y viento Opus 16', de Beethoven.

Mayo del próximo año cerrará la temporada con dos citas. La primera de ellas será con el Cuarteto Quiroga que Marino Soria presenta sin miedo a equivocarse como «el mejor cuarteto que existe en la actualidad en España».

La despedida de la temporada será el 24 de mayo con la tercera de las presencias de la OSPA. En esta ocasión con James Ross como director invitado y Vicente Mascarell como fagot solista.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos