Aarón Zapico.
Aarón Zapico. / J . C . ROMÁN

«Que no dejen tocar a un músico es como prohibir operar a un cirujano»

  • IU pide a Genaro Alonso que ponga fin a la situación de que los profesores del conservatorio no puedan compatibilizar las clases con sus recitales

«Decirle a un intérprete que no puede interpretar es surrealista y no reconocer la excelencia y trabajo de esta gente, es como decirle a un cirujano que no puede operar para enseñar a otros a hacerlo», lamentaba ayer en la Junta General Gabriela Álvarez, que ha pedido al consejero que «se deje de tonterías» y solucione de una vez por todas el problema al que se enfrentan los profesores de música que dan clases en los conservatorios asturianos: una aplicación por el libro de la Ley de Incompatibilidades les impide combinar sus clases con los conciertos que puedan realizar dentro de su actividad artística. Izquierda Unida solicitaba ayer la comparecencia del consejero de Educación, Genaro Alonso, para que explique por qué se mantiene esta «situación vergonzosa e injusta que debe finalizar», frente a lo que pasa en el resto del país, según recoge Efe.

Así lo ha puesto de manifiesto la diputada regional de IU Concha Masa en una rueda de prensa en la que ha estado acompañada de Gabriela Álvarez García, de la dirección política de la coalición, y de Aarón Zapico, director de orquesta que se ha erigido en la voz de los profesores afectados por la forma en la que se aplica en Asturias la Ley de Incompatibilidades. Este último ha señalado que este problema «se soluciona solo con voluntad» y con unos dirigentes que se sientan orgullosos del profesorado que hay «y que lleva la marca Asturias allá donde toca».

«No solo nos estamos quedando atrás como región, sino que esta situación afecta al tejido musical básico de Asturias», denunció Zapico, que alerta además de que, por esta «incompatibilidad absurda», cada vez es más difícil captar a alumnos de otras regiones. Explicó que no se trata de que estos profesores ganen más dinero dando conciertos, o de que se vayan a una especie de vacaciones a otras ciudades, sino de permitir que esos músicos puedan seguir desarrollándose fuera de las aulas. Para ello, apunta, solo habría que regular los permisos, que pueden ser de tres o cuatro días al trimestre, de forma que no se dejase a los alumnos del conservatorio a su libre albedrío. «Nos ofende que digan que la incompatibilidad busca la excelencia del alumnado porque son los profesores los mayores involucrados en algo que más que un trabajo casi es un modo de vida», ha afirmado Zapico tras reconocer que no ha habido contactos con el consejero de de Educación para tratar de solucionar este conflicto que, en su opinión, responde a «una interpretación necia de la ley». De hecho, recordó que se aprobó en 1984, que desde entonces este país ha cambiado mucho y que en el resto de España se aplica de forma mucho menos restrictiva.

Asimismo, ha alertado de que está impidiendo, por ejemplo, que muchas bandas de música de Asturias puedan contar con director, a pesar de que en la mayoría de los casos no cobran por ese trabajo, que se realiza fuera de las horas lectivas.

Concha Masa, por su parte, ha recordado que hace un año IU ya llevó y consiguió aprobar, con la única oposición del PSOE, una proposición no de ley en la que se planteaban una serie de medidas para solucionar de una «forma rápida y sencilla» este conflicto y permitir que los profesores del Conservatorio diesen conciertos. No obstante, a día de hoy la Consejería no ha dado ningún paso para aplicar esa propuesta, a pesar de que los músicos llevan ya varios años quejándose de esta circunstancia y de que cuentan con el apoyo de los alumnos, que temen que en el futuro les pase lo mismo que a sus profesores.