«En esta obra es imposible aburrirse»

Javier Menéndez, Jorge de León, Alfonso Romero, Carlos Álvarez y, sentados, Ainhoa Arteta y Gianluca Marcianò, ayer en la presentación de la ópera 'Andrea Chénier'. / PABLO LORENZANA.
Javier Menéndez, Jorge de León, Alfonso Romero, Carlos Álvarez y, sentados, Ainhoa Arteta y Gianluca Marcianò, ayer en la presentación de la ópera 'Andrea Chénier'. / PABLO LORENZANA.

El protagonista, Jorge de León, que debuta en la ciudad, adelanta que el título será «muy refinado» y «muy claro» 'Andrea Chénier', la ópera de diciembre, se prepara con Ainhoa Arteta como estrella

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Las peripecias de un poeta en medio de la Revolución francesa, grandes convulsiones y pasiones sin freno. Pero, sobre todo, una historia de amor que sigue enganchando al espectador porque seguimos siendo como entonces. Todo eso es 'Andrea Chénier', del italiano Umberto Giordano, la tercera ópera de esta LXX temporada ovetense, que se estrenará el próximo 7 de diciembre en el teatro Campoamor y ayer presentaron algunos de sus protagonistas.

La soprano Ainhoa Arteta, que debuta en el papel de la protagonista, Magdalena -o 'Muffin', como bromeó ella' de Coigny, una joven que «es una aristocrática al principio», pero que, al estallar la Revolución, se enamora del poeta Andrea Chénier, quien le muestra un mundo alejado de la banalidad de los nobles. «Al final enseña ella a Chénier. Patria y corazón son amores perecederos, pero el alma no desaparece. A una madre o a un hijo le dices 'te quiero' con toda el alma y no desaparece, eso es Magdalena».

La diva confesó que, a pesar de ser ducha en el repertorio italiano, quiso esperar para hacer 'Andrea Chénier' a tener «una vocalidad madura, un nivel emocional y una experiencia en la vida». Ahora, «debutar en Oviedo y con los compañeros que voy a tener es tocar el cielo con la mano». Arteta presumió también de que diez de los once cantantes de la función son españoles y llamó a potenciar el talento patrio: «Francia y Alemania no lo van a hacer».

Al poeta que da nombre a la obra lo interpreta el tenor Jorge de León, que se estrena en la temporada ovetense. Se mostró contento de abordar a «un idealista», un carácter «muy exigente vocalmente». «Vamos a descubrir un Andrea Chénier muy refinado, muy claro», adelantó.

«La obra de Giordano te atrapa, va saltando de un sentimiento a otro. Es una ópera llena de matices», definió Carlos Álvarez, que interpreta a Carlos Gérard. El suyo es el personaje «más racional de todos», con «un pie en su origen, la clase baja; luego tiene una oportunidad de convertirse en un líder social», pero es rehén de la «obsesión por Magdalena, a la que ha visto crecer».

«Lo que se está haciendo en la ópera de Oviedo es fantástico», comenzó alabando el director musical, Gianluca Marcianò, que definió la obra que dirigirá como «compleja», llena de «detalles dramatúrgicos y musicales». Modesto, aseguró que «es difícil hacer experimentos y no es necesario», porque sería «como un niño que se aburre», pero en esta obra «es imposible aburrirse».

Por su parte, el director de escena, Alfonso Romero, defendió que los personajes saldrán a escena con un «vestuario de época», pero la escenografía será un «falso tradicional» y «coincide con la evolución de los personajes, porque «es un personaje más». Y para los que quieran saber cómo termina alguno de los personajes principales: aparece la guillotina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos