Cachero: «Volveré a hacerme cargo de Astur Leonesa y espero sacarla pronto del concurso»

Rodolfo Cachero, ayer, tras reunirse con algunos miembros del comité de Astur Leonesa. / E. C.
Rodolfo Cachero, ayer, tras reunirse con algunos miembros del comité de Astur Leonesa. / E. C.

El empresario se reunió con el comité de empresa una semana después de salir de la cárcel. Está dispuesto a aportar dinero «para no dejarla caer. Estamos en pie y con buenas perspectivas»

AIDA COLLADO GIJÓN.

Solo una semana tardó Rodolfo Cachero en volver a Asturias tras pasar casi cinco meses en el centro penitenciario de Aranjuez. Una vez consiguió el tercer grado, uno de los primeros destinos que decidió visitar fueron las instalaciones de Astur Leonesa en Degaña (la compañía es titular de la explotación de la mina de Cerredo). Allí se reunió con algunos miembros del comité de empresa, a quienes informó de sus firmes intenciones de recuperar su control, rascarse el bolsillo para hacer frente a las obligaciones y compromisos adquiridos y sacarla, «muy pronto», del concurso de acreedores.

Cabe recordar que Astur Leonesa se encuentra en una situación compleja: en enero solicitó el concurso de acreedores voluntario con el objetivo de poder retomar la actividad, bloqueada por embargos. La compañía debía tres millones de euros al Estado y, según Cachero, la Agencia Tributaria y la Seguridad Social no se avinieron a negociar, avocándola a un escenario límite. Hace siete meses, el empresario cedió el control a un fondo de inversión, que se comprometió a aportar 5 millones de euros y un aval de otros 15 millones. «Accedí a ello porque lo más importante en esta vida es el trabajo y quería salvar la empresa», relata. Pero el dinero, detalla, «nunca llegó, el fondo incumplió todos sus compromisos. Les apreté y, como el acuerdo recogía que si no cumplían tenían que devolvérmela, ya estamos en ello». Desde este fin de semana, da este capítulo por «resuelto».

Pero no todos lo tienen tan claro. Y, además, quedan otras cosas por resolver. Cuando Cachero ingresó en la cárcel el pasado mes agosto, condenado a treinta meses de prisión por ocho delitos contra la Hacienda Pública, la administración concursal -que hasta entonces solo supervisaba las cuentas de la compañía- sustituyó al empresario en sus labores. Por eso, algunos miembros del comité no ocultan sus dudas sobre el anuncio. «Hoy por hoy, Cachero no es quién para anunciar nada, la empresa la gestiona la administración concursal. Esas buenas intenciones pueden ser solo humo», advierten. Él, sin embargo, lo ve de forma muy distinta y respecto a su situación judicial matiza: «Estoy en semilibertad y creo que esta semana quedará ya todo arreglado para dar el siguiente paso y poder volver a trabajar. Buena falta hace ponerse al frente». De la compañía, se entiende.

Si esto finalmente ocurriese, ambas partes saben por dónde pasa la viabilidad de Astur Leonesa: por poner el dinero necesario para salvarla. Y Cachero dice estar dispuesto a ello. «Tendré que arrancarme el bolsillo, pero esto no lo iba a dejar caer. Ante la gravedad del asunto, me vuelvo a hacer cargo de ella, a asumir compromisos y avales, porque yo nunca voy a dejar caer la empresa», insiste.

Su mala experiencia con el fondo de inversión le ha servido para tomar una determinación: «Estoy cansado de historias de estas, ahora toca trabajar y sacar las cosas adelante». Para ello, confía en la «buena disposición» de la plantilla y de sus representantes sindicales, a quienes a pesar de los reconocidos y «naturales roces», define como «gente honrada, que se ha comportado muy bien y está dispuesta a cualquier cosa para luchar por la empresa».

Planes inmediatos

Con la ayuda de los empleados, dice, se mantendrá firme en la intención de «sacarla muy pronto del concurso de acreedores». ¿Pero podrá hacerlo? «Hace más el que quiere que el que puede», responde. Y, aunque «es plenamente consciente» de que la situación del sector minero, en general, ya es de por sí complicada, se muestra tranquilo. «Esta mañana he tenido un par de conversaciones con dos directivos de Endesa y me han dicho que tire para adelante, que no creen que vaya a haber problemas con las ventas de carbón», revela. Una afirmación que llama la atención, después de que el propio Cachero acusase durante meses a las compañías eléctricas de ser, en gran parte, las culpables de la difícil situación económica de Astur Leonesa por no comprar su mineral nacional.

El resumen que realiza es más optimista de lo que una parte de la plantilla se atreve siquiera a pensar, pero él insiste: «Ya estamos en pie otra vez y con muy buenas perspectivas para sacarlo todo adelante».

Y todo, a pesar de que uno de los argumentos esgrimidos por sus abogados para intentar acortar las penas que le fueron impuestas fue que su estado de salud es muy delicado. «Hombre, yo a mis años tengo mis achaques», concede cuando se le pregunta al respecto. «Pero estoy en condiciones de trabajar. De momento, no me queda más remedio que tirar», ratifica.

La conversación con la que Cachero anuncia su vuelta al ruedo está sujeta a los vaivenes de la cobertura de su móvil. Comienza en la pista de Astur Leonesa, tras la reunión, y finaliza ya en la autopista, donde el empresario pone rumbo a Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos