Los empresarios reivindican mejor educación y menos burocracia para atraer inversiones

Eduardo González, Pedro Luis Fernández, Manuel Menéndez, Eva Rodríguez, Ángel Santianes y Armando Tellado, en el debate.
Eduardo González, Pedro Luis Fernández, Manuel Menéndez, Eva Rodríguez, Ángel Santianes y Armando Tellado, en el debate. / MARIO ROJAS
  • Uno de cada seis directivos de la región prevé aumentar las ventas y la inversión este año y un 36% proyecta crear empleo, según el informe de KPMG

Que el presidente de EdP España y consejero delegado de Liberbank no es muy pródigo en actos públicos no es ningún secreto. Por eso llama la atención cuando Manuel Menéndez participa en un coloquio, como el que ayer organizó en Oviedo la firma KPMG con motivo de la presentación de un informe, realizado en colaboración con la CEOE, sobre las Perspectivas de España 2017, que por primera vez incluye una edición sobre Asturias.

Además de Manuel Menéndez, en el debate participaron el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) y consejero delegado de GAM, Pedro Luis Fernández; la consejera delegada de Hijos de Luis Rodríguez (supermercados Masymas), Eva Rodríguez; la presidenta de DuPont, Ángela Santianes, y el director general de Corporación Alimentantaria Peñasanta (CAPSA), Armando Tellado. Moderados por el responsable de KPMG en Asturias, Eduardo González, los directivos intercambiaron opiniones sobre la situación socioeconómica de la región. Mejorar la educación y formación de los jóvenes, hacer de Asturias un entorno con ventajas competitivas para atraer la inversión o la necesidad de que el Principado simplifique y agilice los trámites administrativos fueron algunas de las conclusiones de esta charla.

A dicho coloquio precedió la presentación del informe de la consultora, que por un lado recoge que los empresarios y directivos de Asturias son los más pesimistas del país respecto a la situación económica con que ven la región, pero, por otra parte, prevén aumentar ventas e inversión en este mismo año. El presidente de la patronal no tuvo reparos en aclarar que él no comparte la primera conclusión. Consideró que «este tipo de consultas requiere un análisis sobre su tamaño y sobre el momento en el que se hace. Yo, personalmente, no creo que los empresarios asturianos seamos más pesimistas que los del resto de España. Quizá tengamos un sesgo de manifestar nuestras opiniones con apariencia de pesadumbre». Y para apuntalar su reflexión dijo que los empresarios asturianos están «invirtiendo, creando empleo, empujando, exportando un montón, innovando... y si fuesen pesimistas no harían todo eso».

De hecho, según el informe de KPMG, seis de cada diez empresarios asturianos prevé aumentar sus ventas y la inversión este mismo año. En cuanto a las plantillas, solo un 36% de los directivos consultados proyecta crear empleo. En ese aspecto, Pedro Luis Fernández confío en que, si se dan las condiciones de estabilidad política «normales», este puede ser «un año bueno de empleo. El problema es que vamos a necesitar muchos años buenos para recuperarnos», matizó.

En lo que sí coincide el presidente de Fade con el informe es en las principales demandas de los empresarios, que según KPMG, pasan por reclamar menos burocracia en la Administración y una mejora en la educación. En este sentido, resaltó que «lo público cada vez pesa más» y «la Administración legisla cada vez más y todas las leyes son de obligado cumplimiento, con lo que las cosas son cada vez más difíciles». Además indicó que el mayor problema que tiene España y Asturias es el paro y ahí juega un papel fundamental la formación. «La formación es lo único que nos puede sacar de ese problema», enfatizó.

Entorno competitivo

La formación y el talento fueron, precisamente, cuestiones que se abordaron durante el coloquio. Manuel Menéndez consideró «productivo» que «la gente tenga experiencias fuera de su entorno y vuelva quien quiera volver». A su juicio, hay que «abandonar los enfoques reduccionistas en Asturias y abrirnos», porque «el mercado del talento y del trabajo no deberían tener fronteras». En cuanto a qué debe hacerse para favorecer la atracción de inversiones al Principado, el directivo de EdP y Liberbank lo tiene claro: «hace falta crear un entorno con ventajas competitivas<, que favorezcan la instalación de empresas y empresarios. «Ofrecer, por ejemplo, una buena educación para quien quiera venir a Asturias, tenga esa posibilidad para sus hijos», dijo.

El presidente de Fade coincidió con Menéndez en que «no es malo que los jóvenes salgan de Asturias. No vamos a tener mejor retorno que la inversión en educación». Dicho esto, Fernández también miró hacia España para criticar que «no puede ser que no hay ninguna Universidad española entre las 150 mejores del mundo». Y apuntó también hacia Asturias: «Frente a la Universidad de cantidad, con tantos campus, hay que hacer una Universidad de calidad».

La presidenta de DuPont, Ángela Santianes, defendió que la educación «tiene que estar en contínuo reciclaje» y «no debe ser un tema político». A su juicio, debe haber un modelo educativo «ágil», que responda a las necesidades del mercado laboral. En ello coincidió también Eva Rodríguez, que habló de la necesidad de «perfiles» profesionales en Asturias que sepan «desgranar» la multitud de datos que hoy se manejan gracias a la tecnología.

Por su parte, el director general de CAPSA, José Armando Tellado lamentó que se esté promoviendo «la mediocridad», cuando lo que hay que promover es «una actitud» dirigida a alcanzar la excelencia. «Frente a la competencia, que se puede adquirir, elijo la actitud de ambicionar la excelencia en las empresas», resumió Tellado.