El Comercio
Arriba, Paula Echevarría y David Bustamante brindan por la pequeña. A la izquierda, una foto del banquete colgada por el cantante que enloqueció a los fans de la pareja. FOTOS: ANTONIO SAN EMETERIO
Arriba, Paula Echevarría y David Bustamante brindan por la pequeña. A la izquierda, una foto del banquete colgada por el cantante que enloqueció a los fans de la pareja. FOTOS: ANTONIO SAN EMETERIO

Daniella hace la Primera Comunión

  • Paula Echevarría y David Bustamante se reencuentran en San Vicente de la Barquera

Que se les quiere les tuvo que quedar bien claro a David Bustamante y a Paula Echevarría, al igual que al fruto de su relación -tan traída y llevada desde hace meses-, su hija Daniella. Así se esforzaron en hacérselo sentir los vecinos de San Vicente de la Barquera y los fans de diferentes lugares que se acercaron ayer a las puertas de la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, donde se celebró la Primera Comunión de la pequeña, oficiada por el párroco Florencio Hoyos. En los alrededores no hubo preguntas sobre el estado de la relación; solo escucharon palabras de cariño dirigidas hacia toda la familia, entre las que destacaron tres: «Se os quiere».

También hubo muchos medios de comunicación, ansiosos por captar unas imágenes a las que el cantante cántabro y la actriz candasina en ningún momento se negaron. Felices y muy unidos, padres e hija posaron a la entrada y la salida del templo con normalidad y muy cariñosos y también a las puertas del 'Annua', restaurante con dos estrellas Michelin regentado por Óscar Calleja, donde se celebró la comida. Un ágape al que solo asistieron solo los familiares más directos. Además, Bustamante, visiblemente emocionado durante toda la jornada, hizo gala de su voz tanto en el local como antes, en la iglesia, donde entonó el 'Ave María', tal y como se pudo escuchar desde fuera.

Fotos sí, pero declaraciones no, porque ayer la gran protagonista era Daniella y tanto Bustamante como Echevarría no querían que nada ensombreciera su día. No era el momento de hablar de otras cosas más complicadas.

Aunque se había especulado mucho sobre cómo sería su primera aparición pública juntos y si posarían unidos, una foto que el cantante y la actriz publicaron anteayer con su hija en sus respectivas redes sociales ya anunció lo que se vivió ayer: que ambos iban a dejar a un lado la situación personal que atraviesan y que iban a anteponer la felicidad de su hija.

Eligieron Instagram para compartir su aparente felicidad antes de que todo el mundo la pudiera observar en público. Paula Echevarría lo volvió a hacer antes de entrar a la iglesia con una bonita fotografía de San Vicente de la Barquera vista desde los aledaños del edificio religioso para orgullo de muchos vecinos que decidieron compartirla.

Ni él ni ella han dado demasiados detalles a lo largo de los últimos meses sobre su situación sentimental, pero han asumido como verdadera la noticia de la ruptura que estalló en abril en los medios de comunicación. Han pedido tiempo antes de confirmar si el distanciamiento es definitivo. Desde enero no se les había visto juntos públicamente, hasta ayer, en un día que querían que fuera tan especial para su hija que dejó en segundo plano cualquier tipo de controversia. El cariño que les brindaron los vecinos de San Vicente, como tantas otras veces, lo hizo fácil.

Y, al final, ni los problemas que ha acarreado su matrimonio ni las últimas informaciones sobre una posible reconciliación afectaron lo más mínimo a la plan inicial de esta Comunión.

David incluso se mostró de los más atento con Paula agarrándola por la espalda y cediéndole el paso a la entrada del templo, donde también es escuchó «¡guapos!». Y es que, consciente de que habría más de un fotógrafo esperándoles, Paula lució un espectacular vestido rosa de escote corazón con motivos florales azules que dejaba al descubierto uno de sus hombros (el otro estaba cubierto por una manga abullonada) que combinó con sandalias del mismo tono y un 'clutch' azul. El pelo lo llevaba suelto, solo recogido por una diadema con el mismo estampado del vestido que le quitaba el pelo de la cara y le dejaba lucir sus pendientes largos, mientras que el vestido de su hija era de Rosa Clará.

Bustamante, muy feliz y pendiente de las dos mujeres de su vida, lució un impecable traje de chaqueta azul marino con chaleco, camisa blanca y corbata en tonos azules combinado con zapatos marrones en un día radiante y lleno de ilusión.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate