El Comercio
Hospital de Cabueñes.

Hospital de Cabueñes. / Jorge Peteiro

El Hospital de Cabueñes mantiene cerradas dos plantas pese a su alta ocupación

  • El cierre proviene del verano. El hospital ha reconvertido 31 habitaciones individuales en dobles y otras siete, en triples

Cada verano, los hospitales asturianos cierran plantas, quirófanos y consultas aduciendo un descenso en la actividad asistencial durante los meses estivales y, también, por causa de las vacaciones de parte de su plantilla. Sin embargo, cuando se inicia el mes de octubre y con el otoño instalado ya en el calendario, Cabueñes aún mantiene cerradas dos de sus plantas. En total, son 56 las camas actualmente inoperativas, las correspondientes a la segunda planta par, donde están las especialidades de Oncología Médica, Hematología y parte de la Ginecología, y la séptima par, de Medicina Interna.

La situación de cierre persistía ayer a pesar de la elevada ocupación que mostraba el hospital gijonés, con 397 pacientes ingresados. Esta circunstancia ha obligado al centro sanitario a tener que recurrir una vez más a las camas supletorias que obligan a los enfermos a permanecer ingresados en habitaciones de tres camas. Según pudo saber EL COMERCIO, Cabueñes tenía ayer siete habitaciones triples y otras 31 individuales reconvertidas en dobles. Además, muchos de los enfermos hospitalizados no están ingresados en la planta correspondiente a la patología que padecen, «lo que retrasa la visita de los médicos por las plantas», se quejaban los familiares.

Según datos del propio Servicio de Salud (Sespa), Cabueñes mantuvo cerradas 28 camas en junio, una cifra que elevó a 56 en julio, agosto y también septiembre. Responsables sindicales consultados señalaron que la dirección del hospital «no tiene aún previsión de reabrir esas plantas. Al menos, no hasta que la ocupación sea aún mayor, como ocurre todos los años por estas fechas», lamentaban desde CC OO.

El hospital público gijonés tiene instaladas un total de 452 camas. El sobreaforo es una constante en Cabueñes, aunque suele recrudecerse durante los meses de otoño e invierno, cuando los ingresos por patologías respiratorias o gripales, sobre todo en el caso de mayores y niños, se dispara.

318 en todo el Sespa

Durante los meses de verano, los hospitales del Sespa cerraron una media de 318 camas cada mes. El mayor volumen de plazas inhabilitadas correspondió al nuevo HUCA, en Oviedo, que mantuvo fuera de servicio 94 camas. El San Agustín, de Avilés, es el segundo hospital con más plazas cerradas mensualmente, 68, seguido de Cabueñes con una media de 56. Así lo cifra la Consejería de Sanidad que dirige Francisco del Busto en una respuesta parlamentaria al diputado del PP, Carlos Suárez. Según este escrito, solo los hospitales de Jarrio, Cangas del Narcea y el Oriente no cerraron ninguna de sus plantas en julio y agosto.

En el HUCA, las camas cerradas durante el verano fueron reabiertas hace dos semanas, según comunicó la dirección de Enfermería a los trabajadores.