Condenan a la cementera de Aboño a pagar 4.900 euros por daños en una vivienda

Instalaciones de la cementera de Tudela Veguín en Aboño. / JOSÉ SIMAL
Instalaciones de la cementera de Tudela Veguín en Aboño. / JOSÉ SIMAL

La Audiencia Provincial considera que los desperfectos se deben al continuo paso de camiones por delante de la casa y al baldeo de agua

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón, ha condenado a la empresa Cementos Tudela Veguín a indemnizar con 4.900 euros a los propietarios de una vivienda de Aboño al considerar probado que el continuo paso de camiones hacia la fábrica ha provocado graves desperfectos en la casa. La Audiencia Provincial ha desestimado la sentencia presentada por el demandante, que solicitaba que se hiciese cargo de otros desperfectos del inmueble. Se ratifica así la resolución judicial del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Gijón.

Está obligaba «al pago de la cantidad de 4.920 euros, en concepto de indemnización, por los daños ocasionados en las dos fachadas de la vivienda, al considerar que los mismos, en parte, eran imputables a la demandada, particularmente por la circulación de vehículos pesados con destino y salida de la empresa cementera explotada por dicha entidad, y el achique de agua que efectúan los camiones en la limpieza de la carretera, que dañan por humedad a la vivienda en su parte baja de la fachada principal, motivo por el cual condena a la demandada al cese de la actividad de limpieza de la vía o carretera por medio de agua frente a dicho inmueble».

Es decir, que la empresa tendrá que indemnizar a los vecinos y tiene prohibido limpiar la suciedad generada por el paso de camiones mediante el baldeo de agua.

«Emisiones contaminantes»

En lo que no le da la razón la Justicia al demandante es en su petición de que Cementos Tudela Veguín procediese a la «reparación y mejora del carenado de las cintas transportadoras y a apantallar los acopios de materiales que tiene al aire libre» en las instalaciones de Aboño, lo que, a su juicio, «genera emisiones contaminantes».

La sentencia llega a la conclusión de que «los daños que presenta obedecen al constante tráfico rodado de camiones, cargados con las materias primas y productos finales relacionados con el cemento y a la acción del agua para las labores de limpieza».

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos