Los hosteleros de la plaza Mayor de Gijón renuncian a organizar la fiesta de Nochevieja

El dj Daniel Vieites, la última Nochevieja, en la plaza Mayor . / CITOULA
El dj Daniel Vieites, la última Nochevieja, en la plaza Mayor . / CITOULA

Aducen que no les «compensa» seguir con una celebración asumida en 2011, cuando el Consistorio dejó de costearla

MARCOS MORO GIJÓN.

Por primera vez en casi dos décadas la ciudad se encamina hacia su primera Nochevieja sin campanadas, uvas, cotillón, sidra y música en la plaza Mayor. El grupo de hosteleros de la zona que asumió la organización de la fiesta en 2011, cuando Foro decidió cortar la financiación desde el Teatro Jovellanos (hoy integrado en Divertia), renuncia a seguir sufragando la celebración.

Los negocios implicados han trasladado a la patronal hostelera Otea su decisión irrevocable alegando que no les «compensa» económicamente mantener la actividad. Aseguran que han hecho números y que los ingresos en las barras (el año pasado las copas se cobraron a 6 euros) no vale el esfuerzo que supone la contratación de un DJ y todos los gastos que rodean anualmente a esta fiesta (iluminación, sonido, seguridad...). Una celebración que cada vez contaba con más adeptos, tanto de gijoneses como foráneos, y donde las uvas se repartían antes de las campanadas a un precio de un euro -hasta agotar existencias- a beneficio de la Cocina Económica.

El año pasado, la actividad se sostuvo únicamente gracias a tres establecimientos -La Botica Indiana, La Galana y el Hotel Asturias-, y la animación se alargó por primera vez hasta las 5.30 de la mañana. Ello generó algunas críticas, incluso desde dentro del propio sector hostelero, por la aparente permisividad con el botellón en la zona de soportales de la plaza consistorial.

En principio, Divertia, cuyo presidente el edil Jesús Martínez Salvador presentará hoy el programa de actividades navideñas, no tiene previsto un plan de contingencia ante la situación creada. No obstante, aún queda un mes para despedir el año y da tiempo para que el Consistorio analice si promueve un mínimo ambiente festivo para que la gente siga comiéndose las uvas en la plaza Mayor al ritmo de las doce campanadas del reloj municipal. Se trata de una tradición que se instauró con el cambio de milenio y la llegada de Paz Fernández Felgueroso a la Alcaldía. En 2011, cuando Moriyón asumió el bastón de mando en plena época de recortes por la crisis, la aportación municipal a la fiesta se suprimió y recogieron el testigo los hosteleros que ahora renuncian. La última celebración costeada desde las arcas municipales, la de 2010, supuso un gasto de más de 13.000 euros.

75% vendido para El Bibio

La gran novedad de la Nochevieja de 2017, amén de la previsible 'baja' de la plaza Mayor, es la celebración de la primera fiesta para celebrar el cambio de año en la plaza de toros de El Bibio. Se trata de la fiesta de La Buena Vida de Fomento, que forma parte de la programación de Metrópoli Winter Edition. Tiene una aforo máximo para 2.500 personas y, según los organizadores, ya se han vendido el 75% de las entradas. Éstas cuestan 50 euros hasta final de mes y en diciembre, o sea mañana, suben a 65.

Otra fiesta privada a tener en cuenta, además de las de hoteles, restaurantes, clubes y campings, es la de la discoteca El Jardín. La entrada cuesta 18 euros y da derecho a dos consumiciones para los cansados de no amortizar la barra libre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos