RedBull despliega sus alas en Gijón

Trabajos de montaje de la estructura desde la que tendrán que lanzarse los participantes. / DANIEL MORA
Trabajos de montaje de la estructura desde la que tendrán que lanzarse los participantes. / DANIEL MORA

La ciudad se prepara para recibir treinta aparatos voladores en el 'Día de las Alas'

LAURA SAIZ GIJÓN.

A falta de cuatro días para que aterrice en Gijón el 'Día de las Alas', una cita ineludible para los amantes de la adrenalina, la organización del evento comienza a preparar la plataforma de lanzamiento desde la que saldrán disparados los cacharros y los 'hangares' donde los treinta equipos, procedentes de distintos puntos del país, y sus locos aparatos se prepararán para la competición del próximo domingo.

La estructura aún está «en los huesos», o eso dice el director de branding Diego Ghione. Si se acercan al puerto lo único que verán, de momento, es un enrevesado y geométrico amasijo de metales y tornillos que, «una vez que esté puesta toda la estética sobre él, dará vida al evento». El armazón en cuestión mide 16 metros de alto por 35 de largo. Irá complementado con un importante equipo de sonido y una pantalla de diez metros en la que se irá reproduciendo todo el desarrollo del evento, así como otro tipo de audiovisuales y de marketing propios de la marca.

Para completar el escenario, a la derecha de la rampa, se levantará una torre de control en la que se instalarán los jueces del concurso y una unidad policial. A la izquierda, a modo de parrilla de salida, se colocarán los concursantes y sus respectivas creaciones listas para iniciar la travesía hasta la plataforma desde sus 'hangares'. El público podrá disfrutar y tener una visión panorámica del evento en los tres espigones del muelle situados enfrente. El primero será una zona VIP reservada. Los dos siguientes serán accesibles para todo el mundo. El barrio de Cimavilla es otro de los enclaves donde se podrán ver los despegues y las inminentes caídas de los participantes.

«A contrarreloj, pero siempre llegamos». Así de tranquilo y confiado se mostraba Ghione ante el corto espacio de tiempo que tienen por delante para trabajar. Pero no es de extrañar, ya que «un total de doscientas personas intervienen en el 'Día de las Alas'», lo que da como resultado manos, ojos y cabezas pensantes por doquier para solucionar cualquier problema. La seguridad es otro de los factores que juegan un papel importante en una competición como ésta. «El piñazo está asegurado», como bien afirma alguno de los participantes regionales. Sin embargo, toda precaución es poca. La organización no ha escatimado en detalles y contará con un total de ocho servicios sanitarios distintos, una UVI móvil, un PMA (Puesto Médico Avanzado), cuatro vehículos de soporte vital básico y dos puestos de cardio en los que se podrá encontrar un desfibrilador externo semiautomático y un equipo de primeros auxilios. También habrá una patrulla marítima de Cruz Roja. Todos listos para atender cualquier incidente, por mar o por tierra.

Treinta equipos y un objetivo. El domingo, desde las 12 horas, en el Puerto Deportivo habrá un desfile de aparatos volando del que solo uno saldrá victorioso, ¿conseguirán batir el récord vigente?

Fotos

Vídeos