El Comercio

El atacante del aeropuerto París-Orly juró «morir por Alá»

video

Policías en el aeropuerto de Orly. / Foto: Afp | Vídeo: Atlas

  • Ziyed Ben Belgacem, fichado por la Policía y los servicios secretos por su presunta radicalización, se había dado a la fuga tras disparar contra un agente en un puesto de control cerca de París

El aeropuerto de París-Orly regresa poco a poco a la normalidad después de que esta mañana un hombre muriera a tiros tras apropiarse del fusil de asalto de un militar que se encargaba de tareas de seguridad. El tráfico aéreo se ha reanudado en las dos terminales -Sur y Oeste- del aeropuerto de Orly, después de que fuera suspendido totalmente sobre las 8.50 horas de esta mañana.

más información

  • Pánico en el aeropuerto de París Orly

  • Hollande agradece la «valentía» de policías y militares en los tiroteos

El individuo juró "morir por Alá", según ha revelado la Fiscalía de París. El atacante profirió a gritos estas palabras mientras apuntaba con una pistola de aire comprimido a la militar, según el testimonio de otros militares presentes del que ha dado cuenta el fiscal parisino, François Molins.

"¡Bajad las armas! ¡Poned las manos sobre la cabeza! ¡Estoy aquí para morir por Alá! ¡Seguro que va a haber muertes!", gritó el hombre.

El asaltante ha sido identificado por el fiscal de París como Ziyed Ben Belgacem, un ciudadano francés de 39 años residente en Garge les Gonesse, al norte de París, y conocido por los servicios de Inteligencia franceses por delincuencia y tráfico de drogas, aunque recientemente había salido de prisión y los servicios de Inteligencia le seguían por su presunta radicalización islámica, según la cadena de televisión BFM TV.

El individuo fallecido que habría actuado en solitario y no se han encontrado explosivos en su cuerpo ni en el resto del aeropuerto, había huido horas antes de un pueto de control en las inmediaciones del municipio de La Corneuve, a ocho kilómetros de París, donde protagonizó un tiroteo contra tres policías e hirió a una agente antes de darse a la fuga. Según fuentes policiales, el individuo huyó a bordo de su vehículo, un Renault Clio que acabó abandonando en la cercana localidad de Val de Marne y en cuyo interior la Policía encontró una camisa manchada de sangre y su carnet de identidad. Después, robó otro vehículo con el que se dirigió al aeropuerto, de acuerdo con la reconstrucción de los hechos dada a conocer por la autoridades.

«La tenía cogida por el cuello»

Una vez en el aeropuerto, el atacante se dirigió a las fuerzas de seguridad que vigilan el aeropuerto y arrebató su fusil de asalto a una militar, la tomó como rehén y trató de atrincherarse en un establecimiento de comida rápida. "La tenía cogida por el cuello y estaba amenazando a otros dos militares con el fusil", ha relatado un testigo. Los dos compañeros de la militar "abrieron fuego para proteger a su compañera y proteger al público", según ha confirmado el ministro Le Drian. Los tres militares pertenecen a la llamada 'Operación Centinela', encargada de vigilar los aeropuertos del país, y que ya ha sido objeto de varios ataques en el pasado.

El incidente, que tuvo lugar en torno a las 08.30 horas, se saldó sin más víctimas que el propio agresor, según informó poco después el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet, a France Info.

La Fiscalía Antiterrorista se ha hecho cargo de la investigación y la Policía ha acudido al domicilio del atacante, donde han detenido a su padre y su hermano para ser interrogados y han procedido al registro de la vivienda.

Caos en el aeropuerto

El incidente del aeropuerto provocó la intervención de las unidades de élite RAID de la Policía francesa, que acordonaron la zona y ordenaron la evacuación de unas 3.000 personas de las instalaciones, hasta donde se desplazó el ministro del Interior, Bruno Le Roux, y el de Defensa, Jean-Yves Le Drian, para supervisar las operaciones.

Todos los vuelos fueron cancelados, se ordenó a los pasajeros permanecer en los aviones que aguardaban el despegue o acababan de aterrizar, se cerraron los accesos del servicio de metro Orlyval, que conecta con el aeropuerto, y se desvió el aterrizaje de los aviones al aeropuerto parisino Charles de Gaulle, que junto con el de Orly gestiona cerca del 60% del tráfico aéreo de todo el país.

La terminal Oeste de Orly fue recuperando de forma "progresiva" la operatividad a lo largo de la mañana, mientras que la terminal Sur, donde tuvo lugar el tiroteo, ha permanecido cerrada hasta media tarde tras la evacuación de las más de 3.000 personas que se encontraban en las instalaciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate