El Comercio

El gobierno retoma la ordenanza de la zona azul

El anterior equipo de gobierno dejó sobre la mesa un borrador de la ordenanza de la zona azul. A semanas de las elecciones en las que, a la postre perdería la Alcaldía, no quiso impulsar una norma que permitiría a los controladores de la concesionaria imponer sanciones por estacionamiento indebido o por excederse del plazo marcado por el tique, aunque estas últimas podrán anularse previo pago de la tasa correspondiente antes de dos horas. La norma vuelve a estar sobre la mesa. El equipo de gobierno trabaja en un borrador similar en lo fundamental: habilitar a los controladores para poder imponer sanciones de tráfico desde sus terminales compatibles con los de la Policía Local. Se trata de un sistema similar al que han implantado con algunos problemas otras ciudades, como Santander o Vigo para reducir el tráfico en sus centros urbanos y, de paso, aumentar la recaudación de un servicio que el año pasado generó ingresos para el Ayuntamiento por 3,17 millones de euros.

La ordenanza de Oviedo mantiene hasta ahora que el exceso de tiempo puede anularse pagando una tasa de 3,6 euros. No establece plazo para hacerlo, porque ni el Ayuntamiento hace por cobrar esos 3,6 euros por antieconómico -costaría mucho más reclamarlo, que lo que se pudiese ingresar- ni los controladores pueden imponer multas de tráfico. Otra cosa son 200 euros de multa.