El Comercio

Rosón dice que la parte política del presupuesto estará cerrada el próximo jueves

  • «Los deberes del tripartito están una vez más sin hacer», critica el portavoz del PP, Gerardo Antuña

Que el concejal popular y exalcalde de la ciudad Agustín Iglesias Caunedo haya criticado al tripartito por el «retraso» en la tramitación del presupuesto municipal del próximo año es para el edil de Economía y Empleo, Rubén Rosón, «tener muy poca vergüenza». El responsable del área reprochó ayer «la cara tan larga del imputado», quien criticó los plazos de elaboración municipal cuando él, durante su etapa al frente del Consistorio, no aprobó las cuentas antes de enero.

«Además todo el mundo sabe que en la ciudad, la tramitación nunca fue un problema. El problema de antes y de ahora fueron los pufos que aprobaron y firmaron los miembros del Partido Popular, durante sus años de gestión absolutamente negligente», reprochó. Como ejemplos citó las deudas de Villa Magdalena, el Calatrava, las expropiaciones de Rodríguez Cabezas y la liquidación de Cinturón Verde, «donde hemos pagado 33 millones de euros por 3.000 plazas de aparcamiento con goteras». De hecho, informó que la parte política del presupuesto, la que corresponde a inversiones y gasto, se cerrará el próximo jueves. Los miembros del gobierno local se sentarán para analizar partida a partida las cuentas y dejar cerrada la mayor parte de las mismas. «Solo quedarán esos capítulos de los intereses y de las previsiones de deuda», garantizó el concejal.

Los plazos previstos hablan de una aprobación inicial en diciembre y una definitiva en enero, «de modo que desde el primer día del año ya estarán operativos los presupuestos», insistió. «Los problemas de Oviedo son los 60 millones gastados en la biblioteca más cara del mundo que es Villa Magdalena o un Calatrava que es un continente sin contenido», repitió el concejal.

«Sin negar el retraso»

La reacción de los populares no se hizo esperar y tras las declaraciones de Rosón, el portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular, Gerardo Antuña, afeó públicamente al concejal de Economía. «Ha sido incapaz de negar que vaya a haber retraso en el presupuesto para 2017 y tampoco ha explicado por qué no ha hecho su trabajo. Los deberes del tripartito están una vez más sin hacer», criticó en un comunicado. La realidad para Antuña es que hay una promesa del Gobierno incumplida, la de que el presupuesto estaría aprobado antes de final de año. «No ha cumplido ni con lo prometido ni con sus obligaciones y el Ayuntamiento lleva un año y medio estancado», concluyó.