El Comercio

La guerra del anisakis

La guerra del anisakis
  • El restaurante Latores lamenta el «error» y sostiene que no han recibido ninguna queja ni denuncia oficial

  • Los comensales que encontraron el parásito en la cena de Nochevieja dicen que solo reclamaron la devolución del dinero

Anisakis: género de parásitos nematodos, cuyo ciclo vital afecta a los peces y mamíferos marinos, en los que puede producir lesiones en su tubo digestivo. Pueden ser perjudiciales para los seres humanos y causar anisakiasis, una reacción anafiláctica. Un único ejemplar cimbreaba la parte de su cuerpo que sobresalía de una ración de pixín servida durante la cena de Nochevieja en el restaurante Latores. El vídeo, subido a Facebook por Liliana Fernández, acumula más de 311.000 reproducciones y es el origen de una polémica que llevó a la gerencia del restaurante a emitir un comunicado en el que acusaba de «chantaje» a la comensal que grabó el vídeo y anunciaba que el asunto quedaba «en manos de la justicia para que dirima las responsabilidades oportunas».

Liliana Fernández aclaró ayer que ella ni cenó en el restaurante ni se encontraba en Oviedo en Nochevieja, que tan solo subió el vídeo a las redes sociales porque se lo envió la persona afectada, que lo había retirado de las redes sociales «tras ser amenazada». Lo subió como denuncia de una mala práctica de la cocina y recordó que, desde 2006, es obligatorio ultracongelar el pescado para evitar la anisakiasis. «No tengo nada contra Latores, pero este caso incumplieron muchísimas normas. Es una cuestión de sanidad pública», resume.

Según su versión, en ningún momento, la clienta afectada chantajeó al restaurante, tan solo reclamó que le devolvieran el dinero de la cena. Un total de 990 euros por nueve comensales.

El restaurante, en cambio, sostuvo en un comunicado, que «los días 2 y 4 de enero, esta clienta se puso en contacto con el restaurante para advertir de que haría público en las redes sociales el vídeo si no se le devolvía el importe de la cena de los 9 comensales de su mesa, que ascendió a 990 euros». Ayer, desde la gerencia del establecimiento confirmaron que no han recibido queja oficial, ni a través del libro de reclamaciones, que la clienta no pidió durante la cena ni desde Consumo.

También volvieron a reconocer su error al servir por servir el pixín muy poco hecho y aseguraron que se le pidieron disculpas a la clienta y se le ofrecieron varias alternativas que esta rechazó. En su descarga, el restaurante, señaló que se sirvieron 457 menús en la cena de Nochevieja y que, posiblemente debido a la sobrecarga de la cocina, el plato salió demasiado poco hecho, como se puede apreciar a simple vista en el vídeo, si uno logra distraer la mirada de la cola roja del parásito.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate