La familia de Eloy Palacio reclama más de 230.000 euros de indemnización al Ayuntamiento de Oviedo

La familia de Eloy Palacio reclama más de 230.000 euros de indemnización al Ayuntamiento de Oviedo
El fallecido Eloy Palacio. / M. R.

Solicitará hoy en el juicio al Consistorio y a la aseguradora que asuman la responsabilidad civil del fallecimiento del bombero en 2016

R. AGUDÍN / S. NEIRA OVIEDO.

Ante la imposibilidad de cerrar un acuerdo de indemnización en el acto de conciliación para evitar la vía judicial, la familia de Eloy Palacio, el bombero fallecido durante las labores de extinción en el incendio de Uría el 7 de abril de 2016, sentará hoy ante los tribunales al Ayuntamiento de Oviedo. Le reclama 230.000 euros en concepto de responsabilidad civil por la muerte del trabajador en acto de servicio.

«Esta cantidad viene establecida por la ley», explicó su abogado, Francisco Pérez Platas. Se divide en tres partes: 90.000 euros para la viuda, Marta Valle; otros 90.000 para el hijo menor, Luis; y 50.000 para el mayor de edad, David. Su letrado solicitará, además, que sea el juez quien determine otras variables «por los daños morales ocasionados y el lucro cesante», por lo que la cantidad puede aumentar.

La familia aún confía en negociar antes de que se dicte la sentencia pese a que no ha recibido más que negativas. «Tenemos la esperanza de que el Ayuntamiento reconduzca la situación y evitar la vía judicial», reconoció ayer Pérez Platas.

La parte demandada cita a declarar a José Manuel Torres, Luis Díaz Montes y Juan Puente

El Ayuntamiento y su aseguradora, con una defensa conjunta de la que se encarga un despacho madrileño, han citado a declarar a José Manuel Torres, jefe de Bomberos cuando se produjo el siniestro, ahora jubilado; al inspector Luis Díaz Montes y al subinspector Juan José Puente, todos al frente del operativo ese fatídico 7 de abril.

Los demandados rechazan cualquier culpa municipal y por tanto, responsabilidad económica: «Se niega la posibilidad de pagar una indemnización a la familia de Eloy Palacio porque fue culpa exclusiva de este bombero», argumentaron, considerando que el siniestro se debió a un «exceso de celo y de confianza» al bajarse de la cesta del brazo articulado para atacar las llamas desde el mismo edificio minutos antes del derrumbe.

La vista oral, que comenzará hoy a partir de las diez de la mañana en el Juzgado de lo Social número 2, se celebrará con las partes muy distanciadas, como quedó en evidencia en el acto de conciliación del pasado 16 de febrero.

La familia ha desistido de la vía administrativa -el Ayuntamiento se enfrenta a decenas de reclamaciones por los daños del incendio- al considerar que se trata de un accidente laboral atribuible a la deficiente gestión municipal tanto durante las tareas de extinción como en la prevención de incendios. Esto, que faltó coordinación y agua y no fue una imprudencia de Palacio y su compañero, Juan Carlos Fernández 'Cuni' (herido leve tras desplomarse la cornisa del edificio en la que ambos trabajaban) sino un accidente laboral, se archivó por la vía penal. «El objeto de la causa no ha sido un incendio en abstracto; el hipotético déficit en el suministro de los hidrantes o en la solidez de las estructuras antes del fatal evento, no guarda relación de causa-efecto con los lamentables resultados personales», dictaron los magistrados de la Audiencia.

La viuda y sus hijos llegan a la sesión arropados por un grupo de bomberos que participó en el incendio, entre ellos el propio 'Cuni': «Lo digo muy alto y claro: Eloy no cometió ninguna imprudencia», declaró en el primer aniversario del incendio. Meses más tarde, un informe de la Policía Científica, que no se tuvo en cuenta en la fase penal, concluyó que faltó agua y no hubo una supervisión adecuada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos