«Hay cosas que al Ministerio de Defensa no le van a gustar»

«Hay cosas que al Ministerio de Defensa no le van a gustar»
Entrada a la fábrica de La Vega, que ocupa 120.000 metros. / ALEX PIÑA

El regidor asegura que en el protocolo enviado a Madrid «busco lo mejor para Oviedo», tratando de «llegar a lo máximo» en la negociación

Gonzalo Díaz-Rubín
GONZALO DÍAZ-RUBÍNOviedo

Tiene «dieciocho páginas, siete de parte expositiva, dieciocho cláusulas y contempla sesenta meses de actuaciones que se solapan, por lo que en realidad serán menos». Eso fue todo lo que adelantó ayer el alcalde, Wenceslao López, del «borrador de protocolo» que el Ayuntamiento de Oviedo ha enviado al Ministerio de Defensa para tratar de encauzar el futuro de los terrenos de la antigua fábrica de armas de La Vega.

López, instantes antes de reunirse con el presidente de Fade, aseguró que llevaba tres meses trabajando en el documento antes de someterlo a la opinión de los socios de gobierno y recoger todas sus aportaciones, que calificó de «matices» y «prueba de que el documento «estaba bien trabajado» e «integra el sentir de los tres socios de gobierno en cuanto al futuro de La Vega».

El borrador y sus dieciocho páginas están «en manos de los expertos jurídicos de Defensa». Lo están analizando y cuando tengan una conclusión, ambas partes volverán a reunirse para limar diferencias. Porque López está convencido de que ha puesto «cosas que a Defensa no le va a gustar y que va a querer modificarlas, lógico». Esto, insistió, «es un proceso de negociación» y, como alcalde, «debo de tratar de llegar al máximo; pero siempre, en una negociación, hay una franja entre el máximo y el mínimo y en esa franja está la convergencia», en su única referencia a los 32 millones en los que Defensa valora sus activos en los terrenos de la antigua factoría armamentística.

Fuera «el ruido»

Y, como en el '1, 2,3', hasta ahí puedo leer. López insistió en que su «obligación es buscar lo mejor para Oviedo» y para lograr el mejor acuerdo para la ciudad «lo mínimo que debe de haber es rigor, respeto a las partes y responsabilidad», por lo que llamó a «evitar que pueda haber ruidos o mensajes que se emitan en el ámbito que no deben emitirse. Los mensajes tienen que emitirse en la mesa de negociación».

Ahora que todo el equipo de gobierno acepta que Defensa no cederá gratis los terrenos, queda saber en cuánto se cerrará el acuerdo y, más aún, qué quiere la ciudad de ellos y que se puede hacer. Para eso, dijo el alcalde, faltan 60 meses o menos ya que algunas fases se solapan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos