El Comercio

Los socialistas críticos creen que se prueba el error de la abstención

Críticos asturianos con la gestora que provisionalmente rige los destinos del PSOE consultados ayer por este periódico leyeron la composición del nuevo gabinete de Mariano Rajoy como la prueba de que la abstención socialista que propició su investidura fue un error. Algunos, en valoraciones privadas, lo analizaron como «una bofetada en la cara» de Javier Fernández.

En público hubo valoraciones duras, pero medidas. El líder del SOMA, José Luis Alperi, indicó que «más allá de nombres, un gobierno que separa industria y energía da señales inequívocas del proyecto que va a desarrollar».

El alcalde de Laviana, Adrián Barbón, opinó en una red social que con el diseño de su equipo Rajoy demuestra que «nunca quiso diálogo, solo imposición». Los hechos, argumentó, «ponen en su sitio una vez más a las palabras». Para Barbón, el Gobierno es «peor de lo esperado», citando como algunas de las principales lagunas la entrada de Dolores de Cospedal en Defensa o la elección de Álvaro Nadal para pilotar una política clave para Asturias como la energía.