El Comercio

El conductor ruso que arriesgó su vida para salvar a un gato recién nacido

  • El gesto es para algunos heroico y para otros criticable, pues también puso en peligro a otros turismos al parar en medio de una autovía. Desde la DGT señalan que no es aconsejable y que es preferible llamar a la Guardia Civil

Las carreteras rusas son famosas por la afición de algunos viandantes de tirarse literalmente a los coches para fingir atropellos y cobrar de las aseguradoras. Sin embargo, estas imágenes nada tienen que ver con esas peligrosas escenas. Se trata de un tierno momento protagonizado por un conductor que decide para su coche en medio de una autopista para salvar a un gato recién nacido que, haciendo gala del dicho que su especie tiene siete vidas, esquivaba un vehículo tras otro, bordeando la muerte con cada uno.

Este ángel de la guarda de felinos se paró, comprobó que el gatito estaba vivo, lo cogió en sus manos y lo subió a su turismo. Los hechos fueron grabados por una cámara de vigilancia en la ciudad de Kaliningrado.

Su comportamiento ha sido muy aplaudido en las redes sociales, lo que ha suscitado el debate en España de si aquí se puede hacer. La Dirección General de Tráfico señala que no hay norma escrita al respecto, «pero hay que ajustarse al sentido común. No se puede parar en medio de la autovía porque pondría en riesgo al resto de conductores. Ni siquiera para salvar a un cachorro. Hay que dar un aviso a la Guardia Civil», explicó un portavoz al diario El País.