elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 20 || Mañana 16 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«No sé qué futuro nos espera»

Asturias

«No sé qué futuro nos espera»

12.06.10 - 03:19 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Hemos estado al frente del bar cuatro generaciones de mi familia. Ahora, no sabemos qué futuro nos espera». Éste es el sentir de Mari Cruz Vega Álvarez y su marido, Rogelio Cortina Fernández, propietarios del emblemático restaurante Molín del Puerto, situado en la parroquia gozoniega de San Martín de Podes, y que ha quedado destruido por las inundaciones. Todavía con el miedo en el cuerpo, dicen que aún no se han parado a pensar con calma qué va a ser en qué va a ser de su negocio. Y es que «lo que en realidad importa ahora es poder decir que hemos vuelto a nacer», añade Mari Cruz Vega.
No obstante, intentan ser optimistas. «Queremos pensar que tenemos otra oportunidad. De hecho, lo primero que haremos la próxima semana será iniciar todas las gestiones con las casas de seguros que tenemos». Eso sí, aunque mantienen la esperanza de que un día podrán ver reconstruido su local, son conscientes de que hay dificultades para que el popular restaurante vuelva a ser el que era.
El problema fundamental es que se trata de un espacio afectado en parte por el dominio público de Costas, y esta condición hace complicada la reconstrucción». Otra posibilidad podría ser convertir en restaurante la vivienda donde residen y el lugar donde se ubica la cocina del bar, pero esta alternativa no tiene viabilidad dado que «la casa es demasiado pequeña».
Mientras tanto, el matrimonio asegura que «son muchos los apoyos» que reciben, «incluido el del alcalde de Gozón», para sacarlo adelante. Para ellos, es un bálsamo entre tanta pena. «Fue mi bisabuela, primero, y, después, mi abuela, conocida como 'Marina el Puerto', las que me dejaron el bar y mi esperanza ahora era que, al no tener descendencia, pasara a nuestros ahijados», relata Mari Cruz, que prosigue: «Nací en esta casa y fui testigo de muchas riadas que atravesaban de lado a lado el bar. También vi inundaciones, pero como lo sucedido ayer -por anteayer-, nunca había pasado. Estas viviendas tienen más de un centenar de años y resistieron firmes al paso del tiempo».
Los restos del Molín de Puerto yacen ahora entre el pedrero y la fuerte marea reinante. «Todo se fue con la riada, incluida la despensa repleta de lubinas que teníamos reservadas para nuestros clientes del fin de semana. Este bar siempre tuvo la mejor pesca porque era de aquí y, gracias a ello, hemos salido adelante sin notar tan siquiera la crisis económica porque el bar siempre estaba lleno y bien atendido por mi marido y por mí, junto a mi tía, que se encargaba de la cocina», añade Mari Cruz.
Tanto ella como su esposo, Rogelio Cortina, y otros dos matrimonios de Mieres y Madrid sobrevivieron a la avalancha de agua que arrasó por completo el pequeño establecimiento, en la pequeña cala del Puerto Llampero.
«Cuando irrumpió el torrente, me subí a la barra del bar, pero ante la fuerza con la que entraba, me preparé para lo peor», explica Mari Cruz Vega. Fue entonces cuando la riada logró romper el tabique. «Uno de los clientes me tendió la mano para salir de entre los restos del local y cobijarme en la terraza. Así logré salvar la vida», afirma.
Crisis de ansiedad
Mientras tanto, su marido, en el exterior, luchaba con todas sus fuerzas por resistir al embate del viento y la lluvia, a la vez que daba por perdida cualquier posibilidad de supervivencia de cuantos se encontraban en el bar, incluida su mujer. «Fueron instantes que quedarán marcados en mi mente y que tendré que superar con el paso del tiempo», rememora. Como consecuencia de la desesperación y la angustia del momento, sufrió una crisis de ansiedad que le llevó a las urgencias del Hospital de Jove.
Además de este matrimonio, en el concejo de Gozón se cuentan por decenas los afectados por las lluvias torrenciales. Ayer intentaban evaluar los daños materiales causados. Así, en el camping Los Molinos de Bañugues, los trabajos se centraron en el rescate de los vehículos que quedaron anegados. Con la bajada del nivel de las aguas, los campistas también se afanaron en retirar el lodo acumulado del interior de sus tiendas. Mientras tanto, las máquinas del Principado hacían lo mismo en las principales carreteras del concejo donde, a media tarde, el tráfico de vehículos volvió a la normalidad.
A pesar de la pertinaz lluvia, ayer se pudo apreciar una bajada del nivel de las aguas en todas las cuencas del municipio. Esta circunstancia facilitó la restauración de los bienes perdidos por la riada. Así, los propietarios de una ganadería situada en el núcleo rural de Budores pudieron retirar las reses muertas a causa de la avalancha de agua.
En Carreño, la normalidad también se fue recuperando a lo largo de la jornada en las principales zonas afectadas, como el parque de Santarúa, en el casco urbano, y en algunas de las carreteras locales del concejo afectadas por los argayos. El área recreativa de la Fuente de los Ángeles, también recuperó su estado tras quedar anegada debido a la crecida del río Noval o Rita. En cuanto al polideportivo Municipal, Vicente López Carril, los operarios consiguieron retirar todo el agua que inundó algunas de sus instalaciones.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«No sé qué futuro nos espera»

La cocinera del Molín del Puerto, Ilda Álvarez Álvarez, se seca las lágrimas ante los restos del establecimiento. :: MARIETA

«No sé qué futuro nos espera»

Benjamín García limpia el bar de la playa de Verdicio, junto a una zona devastada por la riada. :: PUMARINO

«No sé qué futuro nos espera»

Rogelio Cortina mira desde la terraza los restos de su local. :: MARIETA

«No sé qué futuro nos espera»

Reses arrastradas por la riada y retiradas en Budores. :: MARIETA

Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.