https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturianos-por-el-mundo-desktop.jpg

«En Londres todo tiene cabida»

Dana Riesgo vive en Londres desde hace cinco años. / E. C.
Dana Riesgo vive en Londres desde hace cinco años. / E. C.

Dana Riesgo trabaja como diseñadora gráfica en la capital británica | Formada en Avilés, asegura que en Inglaterra es más fácil crecer en el plano profesional y encontrar oportunidades

M. F. ANTUÑA

A Dana Riesgo Menéndez (Cudillero, 1992) le gustar crear. Formada como diseñadora gráfica en la Escuela Superior de Arte de Avilés, vive en Londres desde hace cinco años, donde trabaja en lo suyo y realiza ilustraciones, además de una línea de muñecos, 'workshops' y fotografía. Llegó sin experiencia laboral, siguiendo a su pareja, que se había mudado a Inglaterra por razones de trabajo, y no le va mal la experiencia. «El principal pro para mí es la oferta de trabajo que hay, y las condiciones. En mi caso tuve la suerte de comenzar trabajando para un estudio pequeño que crea sus propios productos. A pesar de ser mi primer trabajo, valoraron mis ideas y propuestas y me dejaron espacio para crecer profesionalmente e ir adquiriendo más responsabilidades», explica. Y añade que es lo habitual: «Es fácil crecer dentro de una misma empresa si muestras que eres capaz de hacer más y no estancarte en un rol».

No es esa la única ventaja de trabajar en Gran Bretaña. La situación de los autónomos o 'freelance' es mucho mejor que en España y las facilidades para emprender, también lo son. «Aquí puedes darte de alta como autónomo gratis, y en relación a lo que hayas facturado, pagarás más o menos impuestos», apunta. De esta manera, es más fácil apostar por una idea y llevarla adelante.

La experiencia tiene también su lado amargo, aunque el tiempo todo lo cura. «Al principio el idioma era un inconveniente, el hecho de no poder tener una conversación normal y esa falta de vocabulario para expresar lo que pensaba. Hoy es al contrario, el hecho de haber vivido aquí por un tiempo largo hace que me sienta cómoda hablando inglés, y es una de las mejores cosas que me llevo».

La metrópoli británica, además, obvio es que merece la pena: «Me gusta vivir en una ciudad tan multicultural y llena de actividades, donde siempre puedes encontrar lo que busques». Gastronomía de cualquier lugar del mundo, cursos para aprender a hacer cualquier actividad, conciertos, exposiciones... Todo es posible en Londres, una ciudad que antes estaba muy cerca de Asturias y ahora está muy lejos. «Hasta hace unos meses había varias compañías con vuelo directo Londres-Asturias y a muy bien de precio, lo que me permitía ir cada poco tiempo, incluso ir para 3 o 4 días, ya que había muchas combinaciones posibles. Pero ahora la situación sigue sin estar resuelta y por el momento no queda más remedio que viajar con escala o a ciudades cercanas como Santander o La Coruña», resume.

Añora el sol, las terrazas y los días más claros en un lugar que es para ella paraíso de las oportunidades y el crecimiento en pasado, presente y quizá no tanto en futuro. «No la veo como una ciudad a largo plazo, pero sí muy recomendable para gente joven. Un lugar donde tienes la oportunidad de hacer cualquier cosa que te apetezca, donde todo tiene cabida, cualquier profesión, estilo de vida, forma de vestir... y eso hace que todo el mundo pueda sentirse cómodo».

Añora la familia, la playa, el vermú del fin de semana y los amigos de siempre. Pero no tanto la comida: «La verdad es que con algo que nos traemos en la maleta y lo que cocinamos, no es algo que echemos de menos especialmente, más bien diría que cuando voy a Asturias, a los pocos días se echa de más», bromea.

El Brexit de momento no le preocupa ni le trastoca su vida cotidiana. «A mí, a día de hoy, no me ha afectado en mi vida personal o entorno. Hay incertidumbre por saber cuáles serán las consecuencias finales. Está claro que es algo que no tenía que haber pasado, pero no tengo ese miedo, estaré en Londres mientras sea conveniente y positivo».

No tiene Dana una idea clara de hacia dónde irán las cosas en el futuro. «No tenemos planeado algo en concreto, por el momento mi pareja y yo estamos contentos aquí y aún creciendo mucho profesionalmente, por lo que no está en nuestra mente marcharnos pronto, pero igual que surgió aquí la oportunidad, si las cosas cambian con el Brexit, quién sabe dónde nos surgirá otra».