https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturianos-por-el-mundo-desktop.jpg
Asturianos en la diáspora

«La universidad aquí es muy práctica»

Olivia y Sara Ausín estudian en Glasgow. / E. C.
Olivia y Sara Ausín estudian en Glasgow. / E. C.

Las hermanas Sara y Olivia Ausín estudian en Escocia música e ingeniería | «Siempre tuve claro que quería cursar mis estudios en un país de habla inglesa», dice la primera, que llegó en 2015. En 2017 lo hizo la pequeña

M. F. ANTUÑA

Nacieron en Luxemburgo, han vivido en Alicante y ahora estudian en Glasgow. Pero, pese a tanto mundo, Sara (1997) y Olivia (1999) Ausín, se sienten asturianas. En Gijón están la familia, los veranos, la Navidad, la Semana Santa... Ambas aman la música. Sara toca la guitarra clásica, Olivia, el violonchelo, y ambas comparten estudios en Escocia.

«Siempre tuve claro que quería cursar mis estudios universitarios en un país de habla inglesa», explica Sara para justificar su viaje a Glasgow, donde además tenía oportunidad de estudiar Música, una carrera que como tal no existe en España. «En Inglaterra se enfoca más a la composición, análisis y producción», revela. En 2015 llegó a la ciudad escocesa. Olivia lo hizo dos años después. La presencia de su hermana allí fue determinante. «La ciudad me encanta, ya conocía a gente y aunque me aceptaron en otras universidades, al final decidí esperar respuesta de Glasgow, donde me admitieron para estudiar Mechanical Design Engineering.

Allí están las dos, cada una en su casa. Olivia comparte con dos amigos españoles; Sara, con una griega. Van a clase, hacen deporte, estudian en la biblioteca y disfrutan del ambiente universitario y el estilo de vida británico. «Nos gusta mucho la cantidad de clubes y deportes que hay y lo volcada que está la universidad en involucrar a todo tipo de gente en cualquier tipo de actividades, lo que implica una facilidad tremenda para conocer gente de todo el mundo y gustos dispares», anotan. Y aportan detalles: entre las dos están en el equipo de baloncesto, en el club de tenis, en el de esquí, en la asocación de mujeres en la ingeniería y en un curso de producción musical y música contemporánea. Y luego está lo puramente universitario: «La parte académica nos gusta porque es muy práctica, ya que hacemos muchos trabajos y presentaciones en grupo, además de que la universidad está continuamente proponiéndonos prácticas laborales en empresas muy buenas».

Aseguran que solo conocen a detractores del Brexit. «Esperamos que no se produzca»

Claro que España es España, y faltan el clima, la luz y algo más: «La fiesta es totalmente diferente. La mayoría de las discotecas solo ponen temas pop ingleses o americanos, de esos que se escuchan en la radio, y las demás tecno, muy underground; nosotras solemos ir los viernes y los sábados a la única de reguetón, Mango, donde el ambiente es muy mediterráneo y hay muchísimos españoles y gente de Erasmus».

Dicho lo cual, el típico plan escocés es distinto: empieza a las seis de la tarde. Pero los españoles digamos que lo han llevado a su terreno. «Nosotras y los españoles que conocemos adaptamos este plan y quedamos sobre las diez de la noche para los famosos 'predrinks', que consiste en quedar en alguna residencia o piso para tomar algo antes de salir de fiesta y luego vamos a la discoteca a las doce y estamos hasta a las tres, que cierra». La noche es más corta, pero tiene sus ventajas: «Te permite descansar y aprovechar el día siguiente».

Pero por muy verde que sea Escocia, el color es otro y las añoranzas se multiplican. «De Asturias se echan de menos muchas cosas, el tiempo, las playas, el verde, que es muy distinto al escocés, un buen cachopo, la tortilla de patatas, el marisco...». La comida, en general, la familia y el ambiente, en particular, copan el capítulo de ausencias para estas dos hermanas que solo conocen a detractores del Brexit. «Esperamos que no se produzca y confiamos en que afecte poco a quienes estamos por aquí».

Sara se gradúa este año y su plan pasa por hacer un máster en la misma universidad sobre producción musical e intentar conseguir trabajo en alguna de las empresas de la ciudad; Olivia aún tiene que terminar la carrera y le gustaría hacer un máster en algún otro lugar de Europa. «A largo plazo, me gustaría volver a España, más pronto que tarde. Mi sueño es dedicarme a la producción musical», apunta Sara. Olivia, por su parte, tiene claro que le gustaría ver mundo y que Asturias es siempre el lugar de retorno. «Me encantaría retirarme ahí y tener una casita por La Providencia».