El consejero de Sanidad asegura que «no está en el ADN de ningún socialista asturiano romper o destruir dispositivos sanitarios»

El consejero de Sanidad asegura que «no está en el ADN de ningún socialista asturiano romper o destruir dispositivos sanitarios»

Francisco del Busto, que esta mañana asistió a la constitución de la Comisión de Seguimiento de Listas de Espera del Sespa, negó que su departamento proyecte el cierre de centros de salud como alertan los sindicatos

LAURA FONSECAGijón

No está en el ADN de ningún socialista asturiano romper o destruir dispositivos sanitarios. Con esta contundente declaración, el consejero de Sanidad respondió esta mañana a las advertencias lanzadas por los sindicatos sanitarios sobre el posible cierre de centros de salud a causa de los recortes derivados de la prórroga presupuestaria. Francisco del Busto se pronunció en estos términos minutos antes de asistir a la constitución de la Comisión de Seguimiento de Listas de Espera del Sespa, un órgano que estará integrado por 14 miembros (entre los que hay profesionales sanitarios, asociaciones y la propia administración) y que pretende ahondar en la problemática de las demoras sanitarias.

en contexto

El consejero negó que su departamento proyecto el cierre de centros de salud, aunque sí reconoció, tal y como avanzó EL COMERCIO, que la prórroga presupuestaria va a retrasar todas las actuaciones que tengamos en el sistema sanitario. La situación de prórroga presupuestaria, que hará que el área de Sanidad disponga de 157 millones de euros menos de los proyectados, nos obligará a retrasar plazos. Mantenemos el compromiso de las actuaciones pero no podremos cumplir los plazos marcados, detalló.

Sobre la Comisión de Listas de Espera, un órgano que se crea de forma paralela a la comisión de investigación de la Junta, señaló que su funcionamiento será transparente e independiente. El consejero negó que su departamento maquille los datos de demoras sanitarias, como acusó Podemos, y afirmó que seguimos a rajatabla y fielmente los compromisos de listas de espera que funcionan y están validados en el sistema español, y que son los que nos pide el Ministerio de Sanidad.