«¿Medidas para acabar con los jabalíes? Comerlos», bromea Mercedes Fernández

Mercedes Fernández./
Mercedes Fernández.

La presidenta del PP critica a la consejera de Desarrollo Rural por permanecer «de brazos caídos ante la invasión desmedida» de suidos

LAURA MAYORDOMO

La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, se mostró ayer muy crítica con la consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, a la que acusó de «inoperante» ante el problema que supone la superpoblación de jabalíes en la región y su presencia, cada vez más habitual, en zonas urbanas, como ocurrió el pasado fin de semana en Oviedo o recientemente en Gijón. «Se necesita una política adecuada porque lo que ocurre en Asturias no pasa en otros sitios», manifestó la líder de los populares tras una reunión en Gijón del grupo parlamentario y la junta local del PP en la que, entre otras cuestiones, se abordó el tema de los jabalíes y su «invasión desmedida en zonas rurales y urbanas».

Mercedes Fernández expresó su preocupación por la traslación a las ciudades de un problema que «hasta hace poco» se limitaba a la zona rural mientras «la consejera está de brazos caídos, buscando responsables en otras mesas, en otros despachos y en otros lugares, pero sin ser capaz de entonar el 'mea culpa' y buscar soluciones. No está a la altura de las circunstancias por desconocimiento», le afeó. También recomendó a la titular de la Consejería de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, un cambio de «táctica y estrategia en su actividad política», a su juicio «negativa para los intereses de Asturias».

Insistió Mercedes Fernández en la necesidad de atajar el problema porque «lo que no es el hábitat natural del jabalí es la ciudad. Está claro». Y consideró que la alarma generada entre la población está más que justificada en cuanto los suidos «están ya casi en las cafeterías», exageró.

Preguntada por las medidas que el PP baraja para acabar con la superpoblación de jabalíes, tiró de ironía y contestó entre risas: «Comerlos». El periodista que le había planteado la cuestión le siguió la broma y le espetó: «Yo si me lo ponen en la mesa, lo como sin problema. Con un buen vino de Cangas...». «Pues no es mala opción», añadió Fernández. «Bromas aparte, lo que hay que hacer es tener una política adecuada para que los jabalíes no lleguen a las ciudades», continuó antes de delegar en «un experto» en el asunto, su compañero de filas Luis Venta Cueli, las posibles alternativas que pueda proponer su partido.