La A-63 y las obras para mejorar la seguridad en los túneles se llevan el gasto en Carreteras

Tramo Doriga-Cornellana de la A-63./EFE
Tramo Doriga-Cornellana de la A-63. / EFE

El ministerio aplaza la ampliación de la 'Y' y el acceso al puerto de Avilés

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

Cambio de prioridades en el Ministerio de Fomento. El nuevo acceso al puerto de Avilés tendrá que esperar, lo mismo que la segunda calzada entre Salas y El Reiguerón y la ampliación de la 'Y' con un tercer carril. El borrador presupuestario desvelado hoy se compromete en cambio a dar un impulso a prolongar la autovía del suroccidente (A-63) en los 7,3 kilómetros que le aportará el tramo Cornellana-Salas y legalizar los túneles de la red de autovías, que están a tres meses de incumplir las directivas comunitarias en materia de seguridad.

Por partes. Con la autovía del Cantábrico culminada, los esfuerzos viarios del ministerio se vienen centrando en completar la A-63 y desdoblar el tramo de la AS-19 entre Veriña y Lloreda (diseñado como primera pieza de los nuevos accesos a El Musel). Esas son las principales obras vivas que arrastra el departamento en los últimos años, pero los técnicos venían madurando otra cartera de proyectos con la intención de ampliar el abanico a corto plazo. Es el caso por ejemplo de la ampliación de la 'Y' con un tercer carril, ambición que ya cuenta con un proyecto constructivo listo y aprobado técnicamente desde finales de 2018 para el tramo Oviedo-Lugones. Administrativamente estaba ya con todos los parabienes para licitar la obra este curso, pero el borrador presupuestario le deja sin fondos para ello. Apenas propone consignar 100.000 euros, cifra que daría para liquidar a la consultora que redactó el proyecto y poco más. De los tramos Tamón-Lloreda y Serín-Lugones poco más se sabe. A finales de 2017 el ministerio aprobó una orden para licitar un anteproyecto que analizara las posibilidades de captar financiación privada a la actuación, pero por ahora el equipo de José Luis Ábalos no se decide ni a licitar ese encargo, ni a lanzar otro trabajo alternativo para avanzar en la cuestión.

Los nuevos directivos de Fomento templan también expectativas en lo tocante a Avilés. Las cuentas aprobadas en 2018 reservaban 400.000 euros para los nuevos accesos al puerto, actuación que esperaban avanzar con tal premura que para este 2019 las obras ya iban a precisar de 20 millones. El nuevo borrador presupuestario enfría el asunto, al incluir apenas 630.000 euros este curso a dicho fin y una partida similar para 2019. Son fondos que, de nuevo, dan para avanzar en la tramitación administrativa pero no abordan la financiación de las obras. Parecido ocurre con la ronda norte de Oviedo, ambición a la que el equipo del PP dejó previsto un millón para licitar las obras este curso o dejarlas muy encarriladas para abrir los primeros tajos en 2020. La nueva propuesta del Gobierno de Pedro Sánchez limita los fondos a los que precisa la fase de estudios, con 375.480 euros este año y 250.320 el próximo. Las obras, por tanto, no entrarían dentro del calendario ministerial hasta 2021, como pronto.

Otra de las actuaciones que sufre aplazamientos es la segunda calzada entre Salas y El Regueirón, última pieza de la A-63. El equipo de Íñigo de la Serna aseguró que la licitación de las obras se vería a lo largo de 2018, y para ello dejó consignados 2,5 millones que este curso, con los tajos ya abiertos, debían llevarse una inyección de cinco millones. El concurso no se convocó y todavía tardará. El borrador presupuestario apenas reserva para este ejercicio 600.000 euros a la cuestión, de lo que se deduce la licitación no está en concurso hasta finales del 2019, con vistas a ponerla en servicio alrededor del año 2022.

La obra estrella de este año es el tramo precedente, Cornellana-Salas, obra que contaría con 19,76 millones, dos más de los que estaban previstos. A 1 de enero la adjudicataria tenía pendiente de materializar obra por valor de 53,3 millones. Si se cumple el calendario previsto, la autovía del suroccidente dispondría de este segmento abierto en el año 2021.

Las cuentas propuestas dejan así un sabor agridulce en los grandes proyectos de carreteras, pero justo es reconocer que mantiene el esfuerzo en otro tipo de actuaciones menos vistosos pero quizás más necesarios. Es el caso por ejemplo de la modernización de los túneles de la red de autovías del Estado. Existe una directiva comunitaria que obligaba a reforzar las medidas de seguridad, pero desde Magdalena Álvarez los sucesivos equipos que se han ido relevando al frente de Fomento han ido dejando aparcada la cuestión por el elevado coste que comportaba. Es una opción que ya no tienen los directivos que rige José Luis Ábalos, pues el plazo otorgado por la UE para tener modernizados los tubos expira el próximo mes de abril. Evitar un procedimiento sancionador pasa por tener al menos iniciadas o a punto las obras de mejora, algo que el borrador presupuestario garantiza en caso de ser aprobado. Hasta 18,9 millones del dinero dedicado a Asturias se irían en lanzar estas actuaciones. La partida de conservación, otra de las necesidades que políticamente lucen menos, también sale del borrador con una reserva de 21,5 millones entre todas sus aplicaciones presupuestarias, lo que incluye la rehabilitación del firme de la autovía del Cantábrico (A-8) entre Colunga y Llanes.

Síguenos en: