Asturias corre contra el cáncer infantil

Salida de la carrera celebrada en Oviedo./Pablo Lorenzana
Salida de la carrera celebrada en Oviedo. / Pablo Lorenzana

Diez mil personas muestran su apoyo a la Asociación Galbán en dieciséis municipios de la región

eugenia garcía
EUGENIA GARCÍAGijón

«No hay palabras para describir lo que sentimos las familias de niños con cáncer al ver a tanta gente vestida de naranja por nuestra causa». La presidenta de la Asociación Galbán de familias de niños y adolescentes con cáncer de Asturias, Eva López, aún se está recuperando del impacto. La participación en la I Carrera Galbán contra el cáncer infantil «superó todas nuestras expectativas», reconoce. Y da cifras. Más de diez mil personas participaron en el evento benéfico, que se celebró de manera simultánea en Avilés, Belmonte de Miranda, Boal, Cangas de Onís, Corvera, Gozón, Grandas de Salime, Llanera, Llanes, Mieres, Navia, Noreña, Oviedo, Peñamellera Baja, Siero y Tineo.

Las carreras con mayor afluencia fueron las de Oviedo, Avilés y Corvera . «Estamos muy contentos y tan conmovidos que la palabra 'gracias' se quedaría corta», asegura, celebrando la implicación tanto de los participantes como de las autoridades de los distintos ayuntamientos, que «nos lo pusieron todo muy fácil». Con esta carrera, la asociación buscaba celebrar de una manera «especial» el Día Internacional contra el Cáncer Infantil que se celebró el pasado viernes. «Con ella buscamos conseguir tres cosas.

En primer lugar, concienciar del cáncer infantil; que es una realidad palpable que está ahí y sufrimos muchas familias y en la que aún no está todo solucionado. Buscábamos también implicar a instituciones tanto privadas como públicas y, por otro lado, recaudar fondos».

«Lo único que queremos es mejorar la vida de nuestros niños y adolescentes dentro de este proceso», indica. Con el dinero recaudado, que a cinco euros por dorsal ascenderá a 50.000 euros, tienen el proyecto de crear una aplicación móvil junto con el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) que sirva de «agenda-control» para controlar la medicación del niño o adolescente, el tratamiento de aquellos pequeños que están en el periodo de mantenimiento en sus casas tras el periodo de hospitalización y tienen que hacer revisiones periódicas en el hospital. Si lograsen desarrollar esta aplicación móvil, Asturias sería una comunidad pionera, ya que no existe en ninguna otra región. «En el HUCA hay unos grandísimos profesionales que para nosotros forman parte de la familia de Galbán», indica, agradecida, Eva López. «Es muy fácil trabajar cuando somos conscientes de que estamos todos en el mismo barco y tenemos que remar todos juntos».

Todos los beneficios obtenidos se destinarán a las necesidades de los niños y niñas enfermos y sus familias, así como las que manifieste el Hospital Central de Asturias (HUCA) para la atención sanitaria y mejora de la calidad de vida de los mismos y la investigación en el campo de la oncología infantil.

La Unidad de Oncohematología Pediátrica trata al año unos treinta tumores en menores. El cáncer infantil tiene una tasa de supervivencia muy alta, que se sitúa en el 78% en el caso de Asturias.