https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-carnaval-desktop.jpg

Un pasacalles 'bestial' en Gijón

Participantes en el desfile infantil de Gijón./Tarek Halabi
Participantes en el desfile infantil de Gijón. / Tarek Halabi

Los niños del desfile del Antroxu de Gijón han protagonizado un desfile variopinto, aunque han dominado los disfraces de animales

MARLA NIETO

Parece que este año los niños han querido contrarrestar a base de cánticos y risas la ausencia de pasacalles del Antroxu pasado, que se tuvo que cancelar debido al mal tiempo. La energía y las ganas con las que acapararon Gijón así lo demostraba en un día que amaneció algo gris, pero que dejó salir el sol para que los más pequeños pudiesen festejar la segunda parte del certamen del XXV Desfile Infantil del Antroxu, que comenzó en la plaza del Parchís y puso fin en el paseo de Begoña.

Las catorce agrupaciones participantes tuvieron una temática variada como es habitual en ellos para que sea del gusto de todos, pero cabe destacar el predominio del reino animal en todas sus vertientes. Desde las tribus del Ampa Codema con sus cebras y leopardos, muy salvajes ellos, hasta los más pequeños del E. I. I. La Serena, disfrazados de elefantes con trajes hechos a base de bolsas de basura y recortes de colores. También la Asociación Cultural Family se unió al tema en cuestión, con caballitos de mar, piratas, sirenas o buzos y la Asociación de Madres y Pares de La Escuelona con sus abejitas. Por su parte, los Romar's kids mezclaron asuntos incluyendo punkis, pero también gatos y tigres.

Los más dulces del desfile fueron los del colegio Noega, que iban de Caramelos y piruleta, llevando a cuestas su puesto de golosinas y quizá los que más nostalgia causaron en los gijoneses fueron los 'electro músicos' de la Escuela de Música La Clave, con su disfraz de 'La bola de cristal' y el guateque familiar 'Explota me exploo' en el que los miembros se hicieron pasar por Raffaella Carrá cantando una de sus míticas canciones.

Begoña se vio, de repente, en en año 50 a. C, en la época de Astérix y Obélix, con la indumentaria del CEI San Eutiquio, pero todavía se fue más lejos cuando aparecieron los niños del Gloria Fuertes disfrazados de planetas, satélites, astronautas y extraterrestres.

EL AMPA del colegio Los Campos se decantó por un disfraz de varios medios de transporte, desde coches hasta trenes o aviones, con un semáforo y un guardia que regulaban el tráfico y el C.P Severo Ochoa, por su parte, prefirió una temática mitológica con dragones, ninfas, gnomos y elfos.

Por último, el grupo familiar Cadaval, 'la Peña El Puxa', paseó por las calles de la ciudad a un jugador gigante del Sporting mientras los niños se pasaban un balón, también enorme, y el árbitro pitaba las faltas cometidas. El colegio Honesto Batalón quiso ser crítico con el gran problema por el que atraviesan las playas, incluidas las de Gijón. Por ello decidió, con la frase 'Waterlu, la playa huele a vater, uh' por bandera, convertir su pase en una reivindicación utilizando disfraces de las cacas del WhatsApp y de turistas de vacaciones.