El colegio creará un «equipo de escucha y acogida» para posibles víctimas

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

«Como se está haciendo ya en distintos lugares y obras apostólicas de España, la Compañía de Jesús pondrá en marcha, y en la mayor brevedad, un equipo de escucha y acogida para atender a cualquier víctima de abusos ocurridos en el pasado». El comunicado enviado por la dirección del colegio de la Inmaculada de Gijón a la asociación de madres y padres del centro tras salir a la luz pública que uno de su docentes había sido apartado en enero por una denuncia de abusos sexuales, recoge expresamente que «el hecho de no haber comunicado hasta ahora nada sobre esta denuncia obedecía a la petición expresa de la víctima y su familia de evitar todo tipo de publicidad».

Sin embargo, añade, «dado que en los proceso judicial y canónico que se siguen para esclarecer los hechos y buscar justicia comienzan a existir rumores y filtraciones, creemos que os debemos hacer partícipes de esta noticia».

«En esta situación tenemos que ser capaces de equilibrar la atención y la acogida a la presunta víctima junto a la presunción de inocencia y al derecho de cualquier persona denunciada a defenderse», añaden los jesuitas.

El comunicado del colegio de la Inmaculada de Gijón se sumó ayer el del Sagrado Corazón de Logroño, en el que el denunciado ejercía como profesor hasta enero. «La sola sospecha de comportamiento ilícito de un hermano nuestro nos duele profundamente. Pedimos perdón y lamentamos profundamente que algo así haya podido ocurrir en una de nuestras instituciones», aseguran.

En la compañía indican que en los últimos años se han establecido programas de formación de educadores para la prevención, detección y protección de menores. «Un grupo de ellos se está preparando en la Universidad Gregoriana para luego ser formadores», dicen.