Consumidores y pescaderos, «por un reparto justo de xarda»

Ana Castiello, en su puesto del gijonés Mercado del Sur, coge una xarda. / CAROLINA SANTOS
Ana Castiello, en su puesto del gijonés Mercado del Sur, coge una xarda. / CAROLINA SANTOS

Vendedores y compradores apoyan a las cofradías asturianas en su lucha por lograr mayor cuota pesquera

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Eran las once de la mañana y el Mercado del Sur de Gijón comenzaba a llenarse de clientes. En la pescadería Semar llamaba la atención la piel atigrada y brillante de la xarda, a 6,90 el kilo. La asignación de las cuotas extra procedentes del intercambio de cupo con el extranjero provocó la dimisión -después revocada temporalmente- de 17 patrones de las cofradías de pesca del Principado, pendientes de la reunión convocada por la Secretaría General de Pesca mañana en Madrid tras protestas como la concentración de varios centenares de pescadores de Asturias y Galicia en Oviedo en la que repartieron cinco toneladas de esta especie.

Lo hicieron para concienciar a la población, para invitarles a que se implicaran con su causa: un reparto «justo» de la cuota de xarda, que asciende al 14,73% para Asturias, mientras las flotas vasca y cántabra tienen asignado el 42,07% y 25,75%. A juzgar por las conversaciones en el mercado, lo lograron. «La cuota no es propiedad de nadie, hay cierta cantidad y hay que repartirla de forma equitativa en función de los barcos que hay, no con derechos históricos», opinaba Manolo Vallejo mientras que la pescadera Marga Payo le preparaba una xarda que el cliente pensaba cocinar «a la plancha o al horno, con un poco de ajo y perejil». «Es un pescado de temporada muy interesante, con muy buen precio y que bien preparado está muy rico», aseguraba Vallejo.

En Asturias, reconoce la dueña del local, Carmen Domínguez, la xarda «no era un pescado muy valorado» pero año a año se incrementa su demanda, que está en su punto máximo durante la primera semana de campaña, y su precio suele oscilar entre los cinco y los siete euros. Domínguez, que compra en la rula, está del lado de los pescadores asturianos, «que tienen que luchar por ello porque durante un mes viven de ello». Así, anima a los consumidores a probarla, ya que «hay que consumir el pescado de temporada: es el más rico, el que tiene más vitaminas y más propiedades». La xarda, además, es rica en ácido graso Omega 3.

En un puesto cercano otra clienta, Belén Cristóbal, escogía otro ejemplar y se lo daba a la pescadera para que le sacara los lomos para prepararla a la plancha. «Tendrán que pelearlo», animaba. «Tenemos que llegar a un reparto más igualitario que no perjudique a nadie para que todos los pescadores del norte, sean gallegos, cántabros, vascos o asturianos puedan pescar lo mismo», opinaba al tiempo que confiaba en que el conflicto «no llegue a perjudicar al consumidor».

«Hay xarda a degüellu», sostenía Pedro Ángel Álvarez García, de Pescaderías Lastres, mientras empaquetaba en bandejas de porexpán varios lomos de la especie en cuestión. «Todos los años es la misma canción, dicen que van a cambiar el reparto y luego es que no», protestaba. La diferencia que se establece entre unos pescadores y otros es, a su juicio, «abismal» y «completamente injusta».

Donde un barco asturiano puede capturar 12.500 kilos, el mismo tipo de embarcación con la misma tripulación pero con pabellón vasco puede pescar 80.000. Así, «la temporada dura muy poco», lamentaba. Y aunque reconoce que para los pescaderos no tiene grandes consecuencias, porque no es una especie tan valorada como el bonito, sí es importantísima para el sector pesquero, al que debemos apoyar para que no desaparezca». Ayer, UGT advertía de que un reparto «injusto» de la xarda pone en riesgo no solo la lonja de Gijón sino una marca de ciudad. Y Podemos achacaba a la «falta de liderazgo» del Principado el «injusto» reparto de la xarda respecto al País Vasco.