Sama pone en marcha la zona de aparcamiento restringido

Líneas amarillas pintadas en Sama para limitar el aparcamiento. /
Líneas amarillas pintadas en Sama para limitar el aparcamiento.

Los vehículos no podrán estacionar más de dos horas en unas cien plazas del centro urbano. La medida busca apoyar al comercio local

MARTA VARELA

Buscando la rentabilidad del aparcamiento subterráneo de Sama, que cuenta únicamente con 83 plazas, el Ayuntamiento ha otorgado también a la empresa concesionaria el control, y consiguiente denuncia, de aquellos vehículos que estacionen durante más de dos horas en unas cien plazas de aparcamiento cercanas y, en la actualidad, libres.

Es lo que se ha denominado zona de aparcamiento restringido, incluida en el pliego de gestión y que busca favorecer la rotación de los vehículos en el centro de Sama, durante cinco horas por la mañana. Además, con la medida se pretende también ayudar al comercio local, al facilitar plazas de estacionamiento a sus clientes. El concesionario instalará dos parquímetros para comprobar y verificar la rotación de vehículos. Y destinará también una persona para, durante las horas de restricción horaria, de 9 a 14 horas, efectúe las denuncias correspondientes».

La zona restringida se extiende a las calles Leopoldo Fernández Nespral, en las proximidades del parque Dorado, y José Bernardo. Incluirá también el solar adecuado como estacionamiento provisional en las cercanías de esta última calle. Por ahora, ya se ha reforzado el control policial para que no se estacione en las calles peatonales próximas a la casa consistorial y al aparcamiento donde, desde hace semanas, ya figura la línea amarilla. En total afectará a un centenar de plazas y funcionará en horario de nueve de la mañana a dos de la tarde y en días laborables. El tiempo máximo de estacionamiento es de dos horas.

El equipamiento fue adjudicado este miércoles a la empresa madrileña Promoparc por cinco años, que pueden ser ampliados a diez. El objetivo es que el aparcamiento subterráneo permanezca abierto todo el año de forma ininterrumpida, con máquinas expendedoras.