Un oso, 'cazado' en plena búsqueda de miel en Lena

Las cámaras de seguridad grabaron al oso en una parcela con colmenas en Lena. / WENCESLAO FERNÁNDEZ

El plantígrado fue grabado en la finca que hace meses visitó otro ejemplar | El animal no logró llegar a las colmenas gracias al vallado electrificado de la parcela de Jomezana de Arriba, colocado por el propietario y productor

MARTA VARELAJOMEZANA DE ARRIBA.

Las cámaras de seguridad del ovetense Wenceslao Fernández han registrado el intento de un oso de pequeño tamaño de alcanzar la miel de una producción en la localidad lenense de Jomezana de Arriba. En las imágenes se puede ver al animal paseando por las inmediaciones, pero acaba yéndose al no poder llegar hasta las colmenas por el vallado eléctrico del que dispone el recinto. Fue pasado apenas un minuto de las dos de la mañana del día 19 de agosto. Los lugareños lo llaman 'el hijo de Magnus' porque el pasado mes de mayo fue grabado un ejemplar de macho adulto al que apodaron como 'Magnus' debido a su gran tamaño. Pero el vallado electrificado hizo que el animal no lograse su objetivo.

Hace un año en la parcela de Fernández en la que produce de forma artesanal Miel Estrella Polar se encontró con dos colmenas destrozadas por el ataque de un oso. «Había huellas y excrementos», explicó entonces. En este caso, la grabación de las cámaras de seguridad en la que aparece el animal apenas dura unos diez segundos. Asciende con pasos cortos de forma paralela a las colmenas, pero el sistema electrificado de seguridad le impide acercarse a ellas. En un momento se puede ver como el plantígrado vuelve su cabeza para mirar por última vez a las colmenas, que deja a su izquierda para seguir ascendiendo dirección al monte. Y sin la miel.

En apenas cuatro meses dos vídeos muestran a dos osos en la misma zona del municipio de Lena. En los dos casos fueron captados cerca del núcleo de Jomezana de Arriba, en pleno Valle del Huerna, un paso natural para esta especie que todavía se encuentra peligro de extinción.

Cada vez son más comunes los avistamientos en esta zona, sobre todo desde que se habilitó el paso de osos para comunicar distintas poblaciones en el Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa. No es la primera vez que intentan acceder a estas colmenas y los habitantes de esta zona rural del municipio ya se están acostumbrando a su presencia. Algunos vecinos se muestran cautos ante la posibilidad de encontrarse con alguno de estos ejemplares, principalmente durante la noche, que merodean cerca de las casas, y que ya han destrozado colmenas, cúmulos de hierba y matado a algún animal. No obstante, los osos pardos ibéricos no son agresivos y no se conoce ningún caso de ataque mortal a personas en España.

El Gobierno del Principado de Asturias inició en 2012 la mejora del corredor osero en este valle para que los ejemplares puedan sortear los muchos muros creados por el hombre, como calzadas, trazados ferroviarios y líneas de alta tensión.

330 ejemplares

Según los últimos censos oficiales, gracias a las medidas de recuperación de esta especie en extinción alrededor de 330 ejemplares campan por la Cordillera cantábrica, mientras que hace un cuarto de siglo no llegaban a ochenta. A juzgar por esta nueva prueba gráfica que deja constancia de que en las proximidades de Jomezana de Arriba hay al menos dos ejemplares, parece que los esfuerzos están dando resultados también en Lena.