Un conductor ebrio siembra el pánico en la plaza del Ayuntamiento de Laviana

Un conductor ebrio siembra el pánico en la plaza del Ayuntamiento de Laviana

«Me equivoqué», dijo arrepentido tras ser frenado por dos policías locales fuera de servicio muy cerca de una zona en la jugaban niños

Marta Varela
MARTA VARELALaviana

Tremendo susto el que se llevaron en la noche del sábado los lavianeses que estaban en las terrazas de la plaza del Ayuntamiento cuando se percataron de que un coche invadía la zona «a velocidad lenta» y en dirección a ellos. Finalmente todo se quedó en un susto ya que la casualidad quiso que policía locales fuera de servicio se encontrasen en la zona y de inmediato se dirigiesen al conductor parando el coche en un lateral del Ayuntamiento, cerca de la zona de terrazas, junto a un grupo de niños que se encontraba en la zona jugando. Los testigos presenciales aseguraban esta mañana no explicarse cómo no ocurrió algo: «fue un milagro que no pillase a nadie«.

El conductor, que reconoció estar en estado de embriaguez, se mostró en todo momento colaborador. «Me equivoque, me equivoque«, aseguraba visiblemente afectado. Minutos después fue detenido por agentes de la Guardia Civil.