La Confederación reparará después de cuatro meses el gran socavón de Blimea

Vecinos de la zona, junto al socavón de Blimea. / M. V.
Vecinos de la zona, junto al socavón de Blimea. / M. V.

En enero la canalización subterránea del reguero La Güeria reventó por las fuertes lluvias y causó importantes problemas en las comunicaciones

MARTA VARELA BLIMEA.

Los vecinos del entorno de la calle Bimenes de Blimea llevan cuatro esperando a que el socavón que mantiene su calle cortada se repare. Ayer la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) confirmó la adjudicación a la empresa Excade -por un importe de 36.209 euros y un plazo de ejecución de dos meses- de las obras de rehabilitación y adecuación del tramo del arroyo de La Güeria a su paso por Blimea que se había visto afectado como consecuencia de las inundaciones que afectaron al municipio el pasado mes de enero.

La previsión que se maneja es que los trabajos puedan dar comienzo esta misma semana. En principio, se centrarán en cubrir el arroyo, tapar con zahorra y finalmente asfaltar la calzada para devolver la normalidad tras las inundaciones del pasado mes de enero. La fuerza y la cantidad de agua que llevó este pequeño arroyo terminó por reventar la canalización subterránea del reguero La Güeria e inundó varias cocheras, dejando además serios desperfectos en las comunicaciones de la zona. Cien familias de las calles Langreo, Bimenes y El Cid han tenido que convivir desde entonces con el enorme reventón sito en la intersección de estas vías. A diario se las tienen que ingeniar para transitar con sus vehículos, bien utilizando la zona semipeatonal o con cambios de dirección casi imposibles.

Cuando se produjo el incidente operarios municipales tuvieron que intervenir perforando la calzada para descubrir el arroyo al objeto de minimizar todo lo posible las inundaciones causadas por el aumento del caudal, asociado a las intensas lluvias que afectaron a la región, con la complicación añadida del tapón que provocó un tronco en el curso del río.

«Demasiado tiempo»

El Ayuntamiento informó desde el primer momento de los hechos a la Confederación, que asumió el compromiso de acometer la obra para subsanar los desperfectos. Los técnicos inspeccionaron entonces la zona y posteriormente redactaron el proyecto que ahora acaba de ser adjudicado, cuatro meses después. Para los vecinos «ha pasado demasiado tiempo».

Una vez que se concluya esta obra, CHC tiene previsto acometer una actuación en el argayo de San Vicente, a la altura del corredor del Nalón a su paso por El Entrego, que se produjo también como consecuencia de las lluvias torrenciales que anegaron la región a principios de año.