Llagüezos celebra la fiesta del cordero que hermana a Lena y Quirós

Cordero a la estaca en la popular fiesta del prau Llagüezos./J. M. Pardo
Cordero a la estaca en la popular fiesta del prau Llagüezos. / J. M. Pardo

Centenares de personas disfrutan de una fiesta de Interés Turístico Nacional que se celebra a más de 1.300 metros de altitud

Alejandro Fuente
ALEJANDRO FUENTEMieres

El prau Llagüezos acoge hoy la fiesta que hermana a los concejos vecinos de Lena y Quirós desde hace más de cincuenta años. Muchos eran los que accedían a la explanada en coche, que sufría por las pronunciadas pendientes de la pista forestal. Pero quienes lo hacían caminando, desde del cruce del Alto de la Cobertoria, llegaban exhaustos. Y es que la folixa estaba a más de 1.300 metros de altitud sobre el nivel del mar. Pero merecía la pena. Ya en lo alto, a pesar de la intensa niebla mañanera -que se agradecía porque refrescaba el ambiente- cientos de personas se preparaban para hincarle al diente al principal protagonista de la jornada: el cordero a la estaca.

Había ganas de celebrar esta fiesta declarada de Interés Turístico Nacional. El año pasado se tuvo que cancelar por los caprichos del verano astur. Ayer fue diferente. Los nueves asadores ya trabajaban desde bien temprano, comenzaron a eso de las siete de la mañana, para poder servir las raciones del tostado cordero a la estaca al módico precio de 20 euros. Unas seiscientas raciones se vendieron.