Riosa descontaminará las minas de Texeo para darles un uso recreativo

Vista parcial de los restos de las antiguas instalaciones minero-metalúrgicas de Texeo, parcialmente restauradas por el Ayuntamiento de Riosa. / E. C.
Vista parcial de los restos de las antiguas instalaciones minero-metalúrgicas de Texeo, parcialmente restauradas por el Ayuntamiento de Riosa. / E. C.

El Consistorio presenta el proyecto, para financiarlo con fondos mineros, que prevé realizar once sondeos y estudiará la afección de las aguas

MARTA VARELA RIOSA.

El Ayuntamiento de Riosa ha completado y presentado el proyecto de descontaminación de la zona de las antiguas minas y planta metalúrgica de Rioseco-Texeo. El coste ascenderá a 1,2 millones de euros, que se financiarán con fondos mineros y la ejecución de los trabajos durará catorce meses. El proyecto fue presentado por el Consistorio, propietario del mismo, ante el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras (IRMC).

Esta zona fue incluida por Consejería de Medio Ambiente del Principado de Asturias en el catálogo regional de zonas contaminadas en el año 2001, debido a los elevados niveles de metales nocivos como arsénico, níquel, cobalto, cinc, plomo y cobre en suelos y aguas.

El director técnico del proyecto y asesor técnico del Ayuntamiento riosano, el ingeniero superior de Minas Tomás Esolá Muñiz, detalla que los trabajos conllevarán un estudio en detalle de las zonas afectadas «con objeto de delimitar con total precisión las zonas contaminadas, para lo cual se tomarán y analizarán numerosas muestras de suelos, tanto en superficie, como en profundidad». Serán once sondeos de investigación y 27 calicatas. Además, se estudiará la afección a las aguas. Esta fase de estudio de detalle durará seis meses.

De este modo Riosa propone a la Consejería de Medioambiente para la zona «un futuro uso recreativo» que el gobierno municipal quiere poner en marcha próximamente. Se espera que pueda ser «el lanzamiento definitivo de una zona en la que se han datado actividades mineras y metalúrgicas desde hace más de 4.500 años»

Nuevos árboles

Los trabajos consistirán en la retirada y gestión externa del suelo altamente contaminado, que se espera sea inferior a las mil toneladas, y el encapsulado y sellado en el resto del sitio, que se espera sea del orden de las 15.000 toneladas.

Se desarrollarán actuaciones auxiliares de importancia como la estabilización de las escombreras existentes, la adecuación de piezómetros de muestreo para el seguimiento futuro del estado medioambiental del sitio y la recuperación ambiental del emplazamiento, en la que «se asegurará en patrimonio industrial existente y se adecuará el entorno mediante siembra de pradería, plantación de árboles, conducción de aguas superficiales, y recuperación de caminos interiores y de acceso». Según el técnico, éste será «un ejemplo de referencia de recuperación medioambiental de un antiguo emplazamiento minero y metalúrgico en el que el lugar gana valor de manera notable con posterioridad a su cierre».

Temas

Riosa