La explosión accidental de 1.440 voladores en Cangas deja un herido y daños materiales

El momento de la explosión en una imagen tomada desde el barrio de Los Nogales. / B. G. H.

El alcalde apunta a un «fallo mecánico» en una edición en la que se endurecieron las normas de tirada tras el siniestro de 2018

BELÉN GARCÍA HIDALGOCANGAS DE NARCEA.

Las fiestas del Carmen y la Magdalena, que arrancaron este domingo en Cangas del Narcea con el desfile de peñas tras el pregón, estaban llamadas a ser las más seguras de los últimos tiempos. Se había diseñado un protocolo de tiradas minucioso para evitar un accidente como el ocurrido en la tirada del 21 de julio de 2018. Entonces, una veintena de personas resultaron heridas leves en una explosión pirotécnica al prenderse la carga de las máquinas apostada en el prau del Molín. Apenas un año después, un «fallo mecánico», indicó el alcalde, hizo que todas las miradas volviesen al mismo lugar. Allí, a las 01:10 horas de ayer, explotaron 1.440 voladores de la máquina de disparo de una empresa pirotécnica gallega. «Explosionó una parte muy pequeña de la tirada, lo que llaman el prefinal, cuando ya había salido el 90% de los kilos de pólvora que había en la zona del Molín», explicó el alcalde cangués, José Víctor Rodríguez. De hecho, según indicó la Guardia Civil, las 15 tablas finales salieron con normalidad. El alcalde estima que la cantidad de pólvora que explotó podría rondar los 20 kilogramos; un disparo supone más de 329 kilos.

La explosión dejó un herido leve, afectado por un corte en la cabeza causado por la caída de un cristal, y daños materiales, especialmente, en la piscina municipal, al ser el equipamiento más próximo a la zona del disparo. «Se dañaron los cristales de la piscina y la arquitecto revisará el inmueble. Solo tendremos que cambiar los cristales. La piscina seguirá abierta sin ningún tipo de problema durante el verano», apuntó el regidor cangués. También se registraron daños en las ventanas del colegio publico Maestro Casanova, así como en varias viviendas. «Los daños aún no se han podido cuantificar», aseguró Rodríguez, quien espera que el seguro de la compañía pirotécnica logre agilizar la reparación de los daños en las viviendas.

Tras la explosión, la Guardia Civil acordonó la zona del Molín e identificó a los trabajadores de la empresa pirotécnica, que comparecieron en las dependencias de la Guardia Civil para esclarecer lo sucedido.

El colegio Maestro Casanova, la piscina y varias viviendas resultaron afectadasTras el incidente se revisó el montaje de las tiradas y se mantuvieron las celebraciones

Retraso en el disparo

El disparo a mano, programado para la medianoche comenzó 40 minutos más tarde y la propia tirada nocturna de la madrugada de ayer, prevista para la una, empezó diez minutos más tarde, a la espera de que todo estuviese dispuesto en el prau del Molín. Según explicó el presidente de la Federación de Peñas de la Pólvora, José Antonio Fernández, «a la pirotécnica no le había dado tiempo a montar la máquina. Una vez que el pirotécnico dijo que estaba todo colocado, se inició y se disparó a mano», recordó, justificando el retraso y el protocolo de las tiradas a mano diseñado con las indicaciones de la Delegación del Gobierno y la Guardia Civil.

Ayer a mediodía, tras lo sucedido por la noche, se revisó el montaje de cada una de las tiradas de la noche para recomendar el mejor sistema. «Los miembros de la Sociedad de Artesanos ceban una tabla o tramo con varios puntos. Es un sistema más seguro y mejor que poner una mecha a una hilera de voladores. Si se produce una explosión en esa hilera, revienta completa. Si hay varios cebadores puedes parar cualquier disparo en cualquier momento. Recomendaremos este sistema», explicó el alcalde.

Programa sin cambios

Pese al accidente de la madrugada, la jornada festiva de ayer mantuvo sin alteraciones el programa. Así, a las 12 horas, tenía lugar la popular puesta de banderas de las peñas y los voladores volvían a rasgar el cielo cangués con la tirada a mano de varias peñas desde diferentes puntos del valle. «No hay ningún problema con las autorizaciones», aclaró Rodríguez.

El alcalde cangués advirtió de que la única alteración en el programa festivo podría darse en la tirada nocturna al no haberse iniciado durante la mañana el montaje como consecuencia de la investigación abierta por parte de la policía judicial. Por la tarde, en cambio, se había logrado salvar este inconveniente y mantener el horario de todas las tiradas. Las fiestas continúan hoy con la popular Descarga, que tendrá lugar a las 20 horas.

Más